Contacto: juventudsurversiva@gmail.com

sábado, 26 de noviembre de 2011

La última estocada del PSOE fue contra la juventud trabajadora

CJC Canarias
Los CJC, ante la entrada en vigencia el pasado día 19 de noviembre de una nueva modalidad de contrato, encubierta bajo el rótulo de “prácticas no laborales en empresas”, queremos manifestar lo siguiente:

Denunciar el secretismo y oscurantismo de la nueva medida que viene a restar más derechos a la clase trabajadora en general y a la juventud obrera en particular. Un día antes de las elecciones generales del 20 de noviembre, entra en vigencia una medida que no se anuncia ni se explica en ningún medio de comunicación de masas, evidenciando cómo éstos son fieles servidores de la patronal. El dictado de ésta y la obediencia de aquellos son ilustrativos de cómo el régimen de democracia burguesa actual no tiene pudor ninguno para ocultar deliberadamente la nueva modalidad contractual aprobada el pasado 31 de octubre, con anterioridad a toda la campaña electoral.

Que la “forma” de aprobación de una nueva modalidad contractual mediante Real Decreto evidencia hasta qué punto la legislación se realiza a medida de la burguesía, que ya ni siquiera tiene que respetar los principios jurídicos más básicos. En la práctica, el nuevo Real Decreto supone una nueva contrarreforma laboral sin necesidad de modificar la legislación laboral existente. Allí donde existía una relación laboral denominada clásicamente como “contrato”, la burguesía ahora dice que eso es un “acuerdo”; allí donde existía un obrero trabajando, ahora está realizando “prácticas no laborales en empresas”; donde existía un “jefe”, ahora existe un “tutor”; y donde existía un “trabajador”, ahora existe una “persona joven”. La aprobación de esta nueva modalidad contractual sin necesidad de reformar la legislación laboral muestra el grado de autoritarismo de un sistema que tiende cada vez más a la reacción pasando por encima de su propio parlamento burgués.



Que el “contenido” de esta nueva modalidad contractual encubierta deteriora todavía más los derechos de la clase trabajadora, particularmente de la juventud obrera (ya que se realiza a jóvenes entre 18 y 25 años):
Al no existir relación laboral no existe tampoco derecho a vacaciones, paro, regulación de la jornada laboral, festivos, excedencias…
Este nuevo contrato extiende una mayor explotación a nuevos sectores de clase obrera: si mediante el “nuevo contrato de formación” éste no podía ser aplicado a aquellas personas en posesión de algún título superior, FP de grado medio o superior o certificados de profesionalidad equivalentes, ahora aquellos que posean de estas titulaciones sí podrán tener una modalidad de contrato más precario.
El salario que se cobrará será de miseria, ya que las empresas sólo tendrán la obligación de dar una “beca de apoyo” (ahora al “salario” se le llama así) cuya cuantía tendrá como mínimo el 80% del IPREM, es decir, 426€ en la actualidad.
Además, las empresas de menos de 250 trabajadores no pagarán cotizaciones a la Seguridad Social, y las de más de 250 trabajadores solamente tendrán que abonar el 25% con unos requisitos idénticos a los que se recogen en el “nuevo contrato de formación”
Se posibilita el encadenamiento por parte de la empresa de tantos “acuerdos” como quiera, bien con el mismo trabajador si tiene menos de 25 años o con otros nuevos que pida al SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal).

Queremos resaltar cómo este nuevo contrato supone un atraso para toda la clase obrera en general y no sólo para la juventud, ya que los empresarios preferirán estos nuevos “acuerdos” a los contratos sujetos a legislación laboral. No es casualidad que este tipo de contrato surja en un contexto de más de cinco millones de parados, con una elevada tasa de paro juvenil. La burguesía sabe que a más paro puede presionar mejor para conseguir peores condiciones laborales y salarios para los trabajadores, ya que existen más obreros parados dispuestos a trabajar por menos debido a su desesperada situación económica (lo que Marx denominó “ejército industrial de reserva”).

Ante la crisis capitalista, la oligarquía busca tres salidas para recomponer su tasa de ganancia: una mayor explotación de la clase trabajadora, la privatización de los servicios públicos como nuevas fuentes de acumulación capitalista (en esa línea va el copago y otras medidas contra la Sanidad Pública, así como la Estrategia Universidad 2015 como continuación del Plan Bolonia en la Educación Pública) y la guerra imperialista, como hemos visto en Libia, Irak o Afganistán y, parece ser, que pronto en Irán y Siria.

Esta nueva medida profundiza esa primera salida a la crisis que ve el capital: una mayor explotación de la clase trabajadora, en este caso, la juventud trabajadora.”

Sólo mediante la organización de los trabajadores por la base (Comités para la Unidad Obrera) y el fortalecimiento del Partido Comunista como organización política de la clase obrera para luchar por el Socialismo, la clase obrera será capaz de hacer frente a estos nuevos atropellos que la burguesía impone mediante su dictadura de clase al conjunto de la clase trabajadora.

Ahora más que nunca, ¡socialismo o barbarie!

¡Comités para la Unidad Obrera frente a la dictadura del capital!

Joven, ¡organízate en los CJC frente a la esclavitud del capital!

0 comentarios:

Publicar un comentario

  ©Template by Dicas Blogger.