Contacto: juventudsurversiva@gmail.com

lunes, 11 de enero de 2010

Primer encuentro de militancia juvenil


FJC

Se realizó el sábado 5 de diciembre, en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. Se resolvió que estos encuentros se reproduzcan en las distintas provincias. Alejandro Forni, secretario de la FJC, valoró los resultados del Encuentro.

Del Primer Encuentro de la Militancia Juvenil, realizado bajo el lema La juventud hacia el Bicentenario por la Segunda Independencia, participaron más de treinta organizaciones juveniles y más de trescientos compañeros de varias provincias, destacándose los treinta militantes de la FJC que llegaron desde el interior del país, quienes se llevaron la tarea de desarrollar el Encuentro de la Militancia Juvenil en sus respectivas provincias.

El encuentro comenzó a la mañana y funcionó en diez comisiones de discusión temática: de educación, cultura, diversidad e identidad nacional y latinoamericana, salud, trabajo e inclusión social, derechos sociales y humanos, seguridad y criminalización juvenil, comunicación, deporte, recreación y adicciones, medio ambiente, recursos naturales y desarrollo sustentable, y economía y Estado.

Por la tarde el debate se realizó sobre la caracterización nacional e internacional: el momento histórico y diagnóstico de situación, situación y desarrollo de los frentes sociales, organizaciones sociales y partidos políticos, proyecto de país y agenda de la juventud.

Entre las principales resoluciones del encuentro está la de impulsar el espacio en todas las provincias, institucionalizar la mesa política de la juventud y convocar a un congreso de la juventud para el año próximo.

Convocatoria

Este espacio se conformó al calor de la necesidad de avanzar en la unidad del campo nacional, popular y revolucionario, poner a la juventud en el centro de la escena política y aumentar nuestros niveles de organización ante un momento histórico crucial que vive la Argentina y Latinoamérica, donde se define el rumbo que seguirán nuestros pueblos en las próximas décadas.

El golpe de Honduras del fatídico 28 de junio, el avance en las elecciones pasadas de las expresiones políticas del neoliberalismo y del conservadurismo criollo y el acuerdo para instalación y utilización de bases militares colombianas por parte del gobierno de los EE.UU., hizo ver con claridad la tremenda contraofensiva de los sectores oligárquicos e imperialistas en nuestra región, que se intensificó en los últimos tiempos, pero que viene desde hace años: la masacre de Puente Llaguno en Venezuela en 2002, los bombardeos en territorio ecuatoriano por las fuerzas armadas colombianas apoyadas por EE.UU., los golpes para desestabilizar y fracturar a Bolivia, que tuvieron su punto más oscuro con la masacre de Pando, y el locaut de las patronales del complejo agro-mediático-financiero en Argentina, son sólo algunos ejemplos.

Ante esto, la primera acción de este espacio de juventud fue movilizarse contra el golpe de Honduras y la instalación de fuerzas norteamericanas en bases colombianas, entendiendo que la cuestión regional-latinoamericana es indisociable de la cuestión nacional. Luego, se militó fuertemente a favor de la nueva Ley de Servicios Audiovisuales, juzgando como central romper el cerrojo impuesto desde la dictadura y con la convicción de que la nueva ley de la democracia nos permite recuperar nuestra voz, democratizar la palabra y terminar con la dictadura mediática, como paso indisociable en el camino de la distribución de la riqueza.

Asimismo, desde este espacio se repudió la persecución política y mediática de los dirigentes sociales populares, la campaña de deslegitimación de las organizaciones sociales y la creación de un clima de desestabilización política, desenmascarando las operaciones y golpes para frenar el avance del proyecto nacional, popular y latinoamericano, que se cristalizan en conquistas populares y políticas de gobierno.

Además, este espacio entiende que éste es el momento de redoblar la apuesta frente a los grandes desafíos que se presentan y sobre esta base nació la propuesta de convocar a un primer Encuentro de la Militancia Juvenil.


Los organizadores además sostuvieron que es necesario debatir y avanzar en una agenda común, en la construcción de una visión común, en la unidad estratégica y no sólo táctica, profundizando la pluralidad y heterogeneidad de voces y organizaciones, sumando la mayor cantidad de sectores juveniles para un proyecto nacional, popular y latinoamericano.

Construir unidad

El secretario de la FJC, Alejandro Forni, destacó la importancia de este espacio “en el que aprendemos a crecer y construir en unidad, en un clima de debate sincero abierto y franco”. Y agregó: “El hecho mismo de lograr nuclear un conjunto de organizaciones sociales y políticas juveniles de un espectro muy diverso es una iniciativa que prácticamente no tiene antecentes directos en la última etapa política de nuestro país”.

Tras recordar que este espacio fue constituido en la lucha contra el golpe militar en Honduras, Forni señaló que “allí empezó una serie de intercambios políticos con organizaciones que nos autoconvocamos para, primero, formalizar una declaración de repudio al golpe y luego convocar a una movilización”.

“Desde entonces -detalló Forni-, hemos logrado mantener una continuidad y sustentar en el tiempo una mesa de debate y discusión política”, además de coincidir en la necesidad “de que la juventud argentina juegue un factor relevante en el debate político nacional en esta etapa, sobre la base de asimilar colectivamente, y de manera muy homogénea, que nuestro país y el continente se debaten en una contradicción fundamental: o los procesos políticos iniciados en los países de la región se radicalizan o se abre una etapa de restauración neoliberal de carácter conservador”. Para Forni, “Honduras es el claro ejemplo de que esa contradicción no es producto de una especulación teórica, sino de raíces objetivas, porque es la realidad que se está dando en el continente”.

Asimismo, el titular de la FJC indicó que sobre la base de este análisis, el espacio siguió debatiendo y fortaleciéndose hasta construir este encuentro de la militancia juvenil y señaló que la fuerza que preside apuesta a que esta experiencia se pueda reproducir en otros lugares “y que sirva como experiencia de acumulación para plantearnos un desafío mucho más grande como es convocar a un encuenrto nacional de la juventud argentina, de las juventudes sociales y políticas”.

Luego destacó el “clima de debate muy fraterno” que tuvo el encuentro e indicó que “todos sabemos las dificultades del movimiento popular argentino y de sus organizaciones para construir espacios de unidad y articulación donde las presiones y disputas por espacios hegemónicos no sean lo determinante para que un espacio exista o deje de existir” y recalcó que “hay un signo de madurez muy alto en las juventudes participantes” porque “más allá del espacio hay proceso de crecimiento y acumulación de los sectores juveniles donde se nota que hay una porción de jóvenes que se involucra en el debate político producto de todas estas circunstancias, de la instalación de la perspectiva socialista en el continente”.

Forni valoró la sólida posición antimperialista de la declaración final del Primer Encuentro, así como su fuerte y decidido posicionamiento “acerca de que en nuestro país el papel de las juventudes políticas es constituirse e instalar una agenda de debate nacional que vaya a la búsqueda de que el proceso político que se transita en nuestro país tenga en la juventud la impronta de confrontación abierta con la derecha y la exigencia de que se profundice un proceso de transformación y cambio que urge para garantizar un grado de cobertura en el movimiento político y social, con el fin de que la crisis impacte negativamente en nuestro pueblo, al tiempo de ir construyendo una correlación de fuerzas que le ponga freno a la derecha”.


Propuestas para la acción conjunta


“Nos fortalecemos trabajando en la exigencia de que el gobierno genere condiciones para un futuro estadío de bienestar para los jóvenes”, dijo
Alejandro Forni, secretario de la FJC, al referirse a las propuestas que esta organización llevó al Primer Encuentro Juvenil. Y continuó: “Levantamos la necesidad de una ley de primer empleo, de una ley de primer alquiler para que los matrimonios jóvenes puedan acceder al alquiler de su primera vivienda y una ley que regule un boleto único universal para los estudiantes”.

Indicó asimismo que “son propuestas reivindicativas programáticas que, entre otras, pueden ayudar a ir transitando un camino de coordinación y acción conjunta”, tras lo que no dudó en afirmar que, en ese sentido, “el encuentro abre mucha expectativa acerca de lo que va a ser el destino de este espacio” y aseguró que “tenemos mucha confianza en que se pueden desarrollar espacios de amplitud y al mismo tiempo fortalecer cada una de las organizaciones que son parte de él”.

Tras lo que valoró la agenda establecida que señala a 2010 como un período destinado a “construir condiciones para que el encuentro tenga presencia en todas las provincias”, por lo que durante el segundo semestre de ese año, se convocará a un encuentro nacional de la juventud “para debatir cómo seguimos fortaleciendo el espacio juvenil y cómo logramos que la juventud juegue un papel determinante en el debate político que se da en nuestro país”.

0 comentarios:

Publicar un comentario

  ©Template by Dicas Blogger.