Contacto: juventudsurversiva@gmail.com

miércoles, 21 de diciembre de 2011

¿Qué saldo deja la invasión de Iraq para la historia?

Wilkie Delgado Correa Rebelión

Una vez más se confirmará que los invasores no han tenido ni tendrán futuro, corresponda el juicio al hoy o al mañana de la historia

El presidente Obama ha anunciado que antes del 31 de diciembre se retirará el último contingente militar estadounidense de Irak, aunque la presencia de unos 16 0000 norteamericanos en funciones diplomáticas, de seguridad y en otras muchas otras, reflejan las influencias que todavía pesarán sobre la plena soberanía de esa nación.

Según Obama la historia juzgará el origen de por qué las tropas invasoras fueron a Irak, pero según su juicio saldrán con “la cabeza alta”.

¿Habrá que esperar que desaparezcan las presentes generaciones para arribar a las conclusiones definitivas, gracias a los estudios enjundiosos de historiadores, politólogos y filósofos, sobre un acto de guerra tan condenable como la desatada por Hitler en la época de la Segunda Guerra Mundial?

¿Acaso no ha quedado demostrado que las razones para invadir a Irak, se basaron en la mentira inventada por W. Bush y sus compinches de que el gobierno de Saddam Hussein poseía armas nucleares y mantenía una alianza con Al-Qaeda? ¿No produce dolor e indignación que hijos del pueblo noble de los Estados Unidos, en vez de participar en causas con fines más nobles, sean utilizados como conquistadores, arrastrados por ideas sustentadas en las mentiras de gobernantes como W. Bush y Cheney? ¿Por qué W. Bush y compañía sólo deban esperar el juicio de la historia, cuando el juicio, según el derecho internacional, corresponde a un tribunal internacional como el de Nüremberg?

Si ya tenemos la certeza que, después de más de ocho años trascurridos desde marzo el 2003, al fin, se producirá el retiro de las últimas fuerzas militares de combate, cuya cifra total fue de un millón y quinientos mil soldados, lo más importante es definir si saldrán victoriosas o derrotadas, si podrán salir con la cabeza alta o, por el contrario, saldrán con la moral por el suelo. Porque la victoria y la derrota tienen matices diferentes cuando se somete los acontecimientos a un análisis integral en que se desnuden todos los porqués habidos y por haber. Creo, por lo tanto, que lo más importante a definir es cómo han salido y saldrán las tropas invasoras de los Estados Unidos y sus aliados desde que comenzaron la retirada.

Hace algunos años afirmé que la retirada pudría ocurrir dentro de uno, diez o cien años, y el resultado de cómo saldrían las tropas de Irak: derrotados. Pues el tiempo de la conquista no significará nunca la magnitud de una victoria legítima. Bastará que el sentimiento de antipatía y odio de los dominados sea generalizado, que exista conciencia sobre que los ocupantes han ocasionado el exterminio y daños horribles a la población nativa, para que la derrota sea evidente y real. Si bien se puede afirmar con absoluta certeza que saldrán derrotados, vale la pena profundizar sobre todo lo que lleva implícito ese cómo llamado derrota.

A pesar de su inmenso poderío y de haber provocado pérdidas cuantiosas y desproporcionadas en vidas y recursos materiales de Irak, sólo las tropas norteamericanas, militares y civiles, saldrán con pérdida significativa en vidas, unos 4 5000 muertos, junto con la caída de 318 soldados aliados. El luto llegará también, lamentablemente, al pueblo norteamericano multiplicado en muchos más miles de padres, hijos, esposos y esposas, hermanos, parientes, amigos y vecinos de los caídos. También llegará el luto, en menor cuantía, a los pueblos cuyos gobernantes decidieron acompañar a Bush en su nefasta aventura invasora.

Saldrán las tropas invasoras anatematizadas por el genocidio practicado, que hoy se calcula en más de 600 mil iraquíes muertos o en rangos de cientos de miles, pues los estimados son imprecisos. Muchos invasores, vaya usted a saber cuántos, saldrán calificados como criminales de guerra de lesa humanidad, aunque nunca el Tribunal Penal Internacional solicite la extradición para juzgarlos ni se ocupe de este particular.

Saldrán como ejecutores de actos condenados por los pactos internacionales de derechos humanos y del derecho humanitario. Asesinato, violaciones, torturas, irrespeto y afrenta a las creencias, valores y dignidad de las personas y de las nacionalidades, persecuciones, cacerías, secuestros, desapariciones, exterminios, terrorismo, destrucción de hogares y ciudades.

Saldrán como entronizadores del terror, la ilegalidad y tropelías infinitas, incluyendo secuestros internacionales, cárceles secretas y cárceles de nuevo tipo o territorios amurallados, desconocimiento de los derechos de los detenidos y de las normas de tratamiento justo y civilizado.

Saldrán como soldados que con sus botas violaron principios sagrados de los pueblos como son la independencia, la soberanía, la autodeterminación y la paz, cumpliendo los dictados de la potencia imperial que desató una guerra ilegal e injustificable a pesar de la protesta del mundo y del propio pueblo norteamericano.

Saldrá heridos físicamente: sin piernas, sin brazos, tuertos y ciegos, en fin, con mutilaciones físicas diversas, pues se estima en 30 000 el número de heridos.

Saldrán traumatizados sicológicamente: ya sea con mentalidad de asesinos y torturadores, con sentimientos de odio, de miedo, de terror, de desconfianza, de culpa, de suicidio. En fin, saldrán con penas del alma que durante sus existencias quizás nunca sanarán. Padecerán de recuerdos y de pesadillas horribles.

Saldrán con pérdida o modificación de valores humanos esenciales que quizás los lleve o ya los han llevado a la autodestrucción (suicidio) y a la destrucción de sus familias o de otros ciudadanos (homicidios individuales o colectivos). El número de asesinatos cometidos por algunos de estos soldados y el de suicidios, elevado con respecto a la norma, procedentes de estas tropas, son pruebas irrefutables. Un artículo del diario The New York Times de agosto de 2010 reportaba que al menos 20% de los veteranos de guerra de Irak y Afganistán (alrededor de 300 mil) mostraban síntomas de padecer el síndrome de estrés postraumático, caracterizado por depresión, violencia, suicidios y desadaptación social.

Saldrán con un sentimiento de haber sido engañados, de haber defendido intereses espurios de una clase política y de un gobierno mediocre y estúpido, pero criminal, de la inutilidad y de lo indefendible de la guerra librada.

Saldrán defraudados y con las vendas de la patriotería caídas, con el heroísmo y el patriotismo herido, por la traición de sus propios gobernantes. Los arrepentidos serán humanamente bien aventurados. Los fieles creyentes de las conquistas imperiales, seguirán siendo una amenaza para el pueblo norteamericano y la humanidad. El hecho de que el desempleo entre los excombatientes sea actualmente de 11,1 % refleja que no siempre les ha tocado el paraíso prometido a cambio del enrolamiento.

Saldrán acompañados de todas las mentiras propaladas por el gobierno norteamericano sobre las causas determinantes de la guerra, sobre fantasiosos rescate de soldados y heroínas, sobre supuesta muerte heroica en combate, sobre los shows propagandísticos, sobre los miles lados claros y oscuros de la guerra y sus consecuencias.

Saldrán con un récord absurdo de afectación económica para su país, que será culpa del gobierno de los Estados Unidos. Los costos económicos ascenderán a aproximadamente el billón de dólares, a fin de mantener los gastos diversos de la guerra y todos los otros implícitos y, por supuesto, los derivados de la corrupción galopante de todo tipo en que han participado funcionarios y empresas ligadas a los servicios e intereses gubernamentales.

¿Cuánto costará esta aventura destructora a la economía iraquí? ¿Cuánto le seguirá costando en el futuro, pues ha llegado la hora de empezar a cobrar por parte de EE.UU?

Saldrán como víctimas o victimarios del llamado “fuego amigo”, incluyendo a soldados y hasta periodistas.

Saldrán con decenas o cientos de desertores que tuvieron razones legítimas para no ser partícipes de un crimen, y que más que condena merecen honra.

Saldrán con un sentimiento contrario y de condena de hombres y mujeres de todos los pueblos del mundo, que en nombre de la paz y los principios que rigen en las Naciones Unidas, se han opuesto desde el principio o en etapas posteriores a esta guerra absurda que aplicó el terrorismo más ignominioso y brutal en nombre de un supuesto y engañoso combate contra el terrorismo “made in USA”.

Saldrán repudiados, condenados, odiados, denunciados, castigados por sus actos y los sufrimientos ocasionados al pueblo iraquí, en forma directa o indirecta. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados calculó en 2010 que un total de 4.5 millones de personas fueron desplazadas por la guerra. De ellos, 1.7 millones se encuentran en otros países. Un informe de la ONU indica que hasta septiembre de 2011 casi 50% de los iraquíes vivían en pobreza contra 17% en 2000. ¿Constituye esto una liberación por la cual deba festejarse y celebrarse a bombos y platillos?

Pero, en fin, sólo ellos individualmente, los soldados y oficiales, sabrán en lo más íntimo de su ser cómo saldrán realmente, según sus vivencias y valoraciones, aunque jamás lo confiesen.

En resumen, los invasores de Irak saldrán desmoralizados y derrotados desde cualquier punto de vista en que estos hechos sean analizados. Una vez más se confirmará que los invasores no han tenido ni tendrán futuro, corresponda el juicio al hoy o al mañana de la historia.

0 comentarios:

Publicar un comentario

  ©Template by Dicas Blogger.