Contacto: juventudsurversiva@gmail.com

lunes, 15 de marzo de 2010

El volcán latinoamericano y la erupción de los movimientos sociales


Santiago Munévar Salazar Rebelión

“Pero no es tan fácil para la globalización

neoliberal, porque los explotados de cada

país pues no se conforman y no dicen que

ya ni modo, sino que se rebelan”.

Los Movimientos sociales en América Latina parecen hoy en día tener bajo su responsabilidad la posibilidad de generalizar un nuevo paradigma que abra el camino hacia un “otro mundo” que es posible. En el transcurso de los próximos meses los MS tienen programadas varias actividades importantes. El 06 de marzo se conmemoró el día internacional de las víctimas de crímenes de Estado en Colombia y el mundo, con actividades organizadas por el movimiento MOVICEiii. El 8 de marzo, día internacional de las mujeres, comenzó la Marcha Mundial de las Mujeresiv por todo el planeta, en la cual se llevarán a cabo diversas actividades hasta el mes de octubre. El 14 de marzo es el día internacional de Lucha contra las Represas, por los Ríos y por la Vida, y el 17 de abril se conmemora el día internacional de las luchas campesinas, fecha para la cual Vía Campesina convocó a las movilizacionesv en los cinco continentes. Desde los años ochenta, y en algunos casos antes, el neoliberalismo, materializado en los Planes de Ajuste Estructural, se expandió por toda Latinoamérica y tuvo un impacto social considerablevi. Las consecuencias sociales del neoliberalismo, combinadas con la “crisis de la representación democrática” que atravesó la región, particularmente durante la década de los noventa, contribuyeron a crear una ventana de oportunidad para el surgimiento de los “Nuevos Movimientos Sociales” (NMS), y la renovación de antiguas estructuras organizativas, que vendrían a remplazar los canales tradicionales de representación de los ciudadanos. Si estos dos elementos del contexto latinoamericano a finales del siglo XX son determinantes, no se pueden olvidar muchos otros factores que influenciaron la aparición de los NMS. Algunos autores insisten en la importancia del impacto de la “revolución cultural” de 1968. Actualmente, América Latina es un volcán en constante erupción en cuanto a los Movimientos Sociales (MS). En palabras de un marxista, diríamos que América Latina se ha constituido en el verdadero frente de vanguardia mundial de los movimientos anti-sistémicos y anti-capitalistasvii. El objetivo de este artículo no es reproducir un tipo de retórica sobre los MS sino intentar esclarecer lo que son hoy en día los Movimientos Sociales en América Latina.

El tema de los Nuevos Movimientos Sociales emerge a mediados de los años sesenta, en un contexto en el que el movimiento obrero parece haber perdido el monopolio de las movilizaciones socialesviii. El carácter nuevo de estos movimientos reside principalmente en cuatro elementosix. Primero, el perfil sociológico de los militantes. Las mujeres, los jóvenes, las clases medias con una formación elevada, los desempleados, los pensionados, son categorías de personas que eran poco representadas en las luchas sindicales y constituyen hoy en día la base de los MS. Luego, las reivindicaciones de los NMS pertenecen más a la esfera cualitativa que a la dimensión cuantitativa, propia de los sindicatos. Es decir, los temas que sobresalen son relativos a la vida cotidiana, al medio ambiente, a la cultura, a la autonomía del “sujeto” frente al fortalecimiento de la dominación social, temas que difieren de la lucha por un aumento salarial. Tercero, la organización se caracteriza por un rechazo a la jerarquía y a la delegación, y por un deseo de democratización, horizontalidad y por ende descentralización (asambleas directas, consultas a la base, etc.). Por último, los “repertorios de acción”, es decir, las formas y estrategias de movilización y protesta, están invadidas por la dimensión lúdica y cultural. Los Movimientos, a través de acciones inusuales buscan interpelar a la opinión pública y provocar la indignación de terceros. Además, los NMS han buscado desarrollar fundaciones de investigación que produzcan informes para apoyar sus reivindicaciones. Las nuevas tecnologías y particularmente Internet han jugado un rol de primer orden en el desarrollo de los NMS. Internet ha permitido romper el aislamiento de las luchas locales y organizar la división del trabajo de los militantes a nivel globalx. El caso de la proliferación de los medios alternativos en Venezuela es una prueba de la importancia de este medio para coordinar e intercambiar experiencias. Hagamos ahora un breve recuento de los principales movimientos sociales de la región.

Durante el último decenio, el continente latinoamericano ha experimentado un viraje a la izquierda. Dentro de este viraje los MS se han fortalecido y son actores sociales de gran peso en la región. Los MS más conocidos e importantes son el Movimiento de los Sin Tierra en Brasilxi, que lucha contra el latifundio y por la Reforma Agraria desde 1984. Los zapatistas del EZLN o neo zapatistas que salieron a la luz pública en 1994 y luchan por la cultura y los derechos indígenas en México. Los piqueteros y las Asociaciones de Empresas Recuperadasxii en Argentina que surgieron durante los años noventa y se multiplicaron después de la crisis del 2001, luchan por el pleno empleo e indemnizaciones para los desempleados. La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE)xiii se terminó de consolidar en 1986 y lucha por la defensa de las tierras, los territorios indígenas y los recursos naturales. El Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribexiv juega un papel fundamental en la articulación política regional del movimiento feminista desde 1981. Estos son algunos de los movimientos sociales representativos en la región. A pesar de la inmensa heterogeneidad de los MS, existen algunos puntos en común en el discurso promovido por estos.

La mayoría de los MS, por no decir todos, se oponen al modelo neoliberal que se impuso en la región, a la “mercantilización” de todos los recursos que éste conlleva y a las empresas multinacionales. Según el discurso de los MS, el neoliberalismo es el responsable del triste panorama social de la región. En Palabras del EZLN, “El programa político, económico, social y represivo del neoliberalismo ha demostrado su ineficacia, su falsedad y la cruel injusticia que es su esencia. El neoliberalismo (…) debe ser arrojado, ya, al basurero de la historia nacional”xv. El MNER dice a su vez “La Argentina ha sido el escenario, por más de 28 años, en donde se ha implementado y aplicado sistemáticamente políticas económicas de corte neoliberal. Esto condujo a una situación de crisis estructural”xvi. Esta denuncia del neoliberalismo es común a todos los MS, de la misma forma que el rechazo del “mal gobierno” en los países latinoamericanos, de la “clase dirigente”. “¿Estamos diciendo que la política no sirve? No, lo que queremos decir es que ESA política no sirve. Y no sirve porque no toma en cuenta al pueblo, no lo escucha, no le hace caso, nomás se le acerca cuando hay elecciones”xvii. Rechazo a los políticos que también se demostró con el famoso grito argentino de 2001 “¡Que se vayan todos!” o cuando en un tono burlesco el MST dijo “La política es un tema muy serio como para dejarlo en las manos de los políticos”xviii. Estos dos elementos, el neoliberalismo y la crisis de la política tradicional, son los rasgos principales del paradigma al cual se oponen los MS. Ahora bien, más allá de oponerse, los MS buscan generalizar un nuevo modelo cultural, una nueva representación de la vida social.

El otro mundo que es posible pretende ser “un mundo donde quepan todos los mundos” y no un modelo de pensamiento único. La recuperación de la “dignidad” de los individuos es un objetivo central, pasando ésta por la reivindicación de los derechos de las minorías, de los Derechos Humanos y la aplicación del Estado de derecho. La defensa del medioambiente y de los recursos naturales constituye otro pilar importante para la construcción de un mundo sostenible según los MS. Más allá de las reivindicaciones específicas como la reforma agraria en el caso del MST, lo que buscan los MS es la consolidación de una sociedad “más justa, fraterna y solidaria” que elimine los problemas estructurales de cada país. En palabras del MST, “Los trabajadores y los trabajadores sin tierra apoyan y participan en las iniciativas que buscan resolver los graves problemas estructurales de nuestro país, como la desigualdad social (…), la discriminación de etnia y de género, la concentración de la comunicación, la explotación del trabajador urbano, etc.”xix. La CONAIE “no impulsa solo una lucha reivindicativa, sino un paso cualitativo y político en el escenario nacional e internacional; impulsa un proyecto político propio para la sociedad y construir un Estado Plurinacional”xx. Analizando los objetivos de los MS es muy fácil darse cuenta que no se trata simplemente de una presión institucional, sino de un proyecto global de sociedad, una lucha por el “direccionamiento intelectual y moral de la sociedad”xxi, o en el vocabulario de Gramsci, estos proyectos constituyen un intento por crear une hegemonía anti neoliberal.

Una última característica que vale la pena resaltar es que los NMS en América Latina no esperan la toma del poder para comenzar a transformar las relaciones sociales sino que quieren comenzar a “cambiar el mundo aquí y ahora”xxii. Los MS han comenzado a construir comunidades que serían el germen de un nuevo mundo en donde el objetivo principal es la construcción de sujetos conscientes, capaces de pensar la sociedad en la que quieren vivir, de diseñarla y de luchar para hacerla realidad, construirla y sostenerlaxxiii. Las experiencias más importantes son las Juntas de Buen Gobierno (JGB) del EZLN en México, cuyo objetivo es “fortalecer la coordinación entre las distintas comunidades, Municipios Autónomos y regiones, ya sea a nivel organizativo como también para los diferentes proyectos como pueden ser las cooperativas de mujeres, proyectos de educación, salud o agua potable”xxiv, creando de esta manera formas de autogobierno y autogestión “desde abajo”. Los Asentamientos del MST constituyen otra experiencia única de recuperación del espacio público. Estos asentamientos son un espacio donde las familias campesinas viven, trabajan y producen, dándole una función social a la tierra. Las familias gozan de derechos únicos como la posibilidad de tener un techo, educación y comida. El MST ha organizado más de 100 cooperativas y más de 1900 asociaciones en los asentamientos, contribuyendo de esta forma a fortalecer la soberanía alimentariaxxv. Finalmente, los piqueteros en Argentina han desarrollado, paralelamente a las empresas recuperadas, diversas estrategias en forma de cooperativas como los comedores populares, guarderías y escuelas alternativas para hacer frente a la miseria y a la marginalidadxxvi. Estos ejemplos muestran una tendencia general de los MS en América Latina, en donde se han desarrollado miles de iniciativas como organismos de micro-créditos, mercados de trueque, los nudos, cooperativas en todas las áreas, etc. Por medio de estas formas de autogobierno los MS reivindican una autonomía frente al Estadoxxvii y construyen “aquí y ahora” los gérmenes de ese otro mundo que es posible.

Lejos de hacer un examen riguroso de lo que son hoy en día los Movimientos Sociales en América Latina, intentamos presentar un breve panorama. Pretendimos analizar en qué residía el carácter nuevo de los NMS y realizamos una breve radiografía de los MS en el continente. Finalmente, analizamos el discurso que defienden los MS y las formas de construir el nuevo mundo “Aquí y ahora” a través de cooperativas, Juntas de Buen Gobierno y Asentamientos, entre otros. Sería interesante llevar a cabo un análisis sobre las relaciones entre los MS y los gobiernos de izquierda y centro-izquierda, en un contexto donde varios de los MS se sienten decepcionados como es el caso del MST o la CONAIE. A pesar de esta decepción, como lo dice François Houtart, “No podemos ignorar los poderes políticos, los partidos para la realización de las transformaciones esenciales”. Igualmente, el tema de la coordinación de las alternativas dentro del marco de los Foros Sociales Mundiales es un imperativo en el contexto actual de la crisis. Los MS constituyen hoy en día una fuerza irreversible en la región y el viraje a la izquierda es una oportunidad única para establecerse como verdaderos sujetos conscientes capaces de transformar la realidad social.

Santiago Munévar Salazar (santiago.munevar@sciences-po.org)


NOTAS


i GAUDICHAUD Frank, Le volcan latino-américain, Gauches, mouvements sociaux et néolibéralisme en Amérique Latine, Paris, Éditions Textuel, Collection La Discorde, 2008.

ii Sexta Declaración de la Selva Lacandona del EZLN, http://enlacezapatista.ezln.org.mx/especiales/2.

iii Sitio web oficial de MOVICE, http://www.movimientodevictimas.org/.

iv Sitio web oficial de la MMM 2010, http://www.mmm2010.info/.

v Llamada hacia movilizaciones de la Vía Campesina, http://viacampesina.org/sp/index.php?option=com_content&view=article&id=958:ino-al-control-de-las-transnacionales-sobre-la-agricultura-y-la-alimentacion&catid=26:17-de-abril-dde-la-lucha-campesina&Itemid=33

vi MUNEVAR Santiago, “Un Balance de la ‘Larga noche neoliberal’”, artículo publicado en el OPALC, 24 de enero de 2010, http://opalc.org/web/index.php?option=com_content&view=article&id=478:un-balance-de-la-qlargan-noche-neoliberalq&catid=47:les-politiques-publiques-en-amerique-latine&Itemid=78.

vii AGUIRRE ROJAS Carlos Antonio, L’Amérique Latine en Rébellion , L’Harmattan, 2008, P.62.

viii DUBET François, Les nouveaux mouvements sociaux , in CHAZEL François, Action collective et mouvements sociaux , Presses Universitaires de France, 1993, p. 61.

ix SOMMIER Isabelle, Le renouveau des mouvements contestataires à l’heure de la mondialisation , Éditions Flammarion, Paris, 2003, p.22.

x Ibid.

xi Sitio web official del MST, http://www.mst.org.br

xii Existen dos Asociaciones principales, el Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas (MNER, de izquierda www.mner.org.ar) y el Movimiento Nacional de Fábricas Recuperadas (MFRT, menos ideologizado, http://www.fabricasrecuperadas.org.ar).

xiii Sitio oficial de la CONAIE, http://www.conaie.org.

xiv Sitio oficial del XI Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe en México, http://www.11encuentrofeminista.org.mx

xv Tercera Declaración de la Selva Lacandona, http://www.nodo50.org/pchiapas/chiapas/documentos/selva.htm.

xvi Declaración del MNER, http://www.nodo50.org/derechosparatodos/EmpRecu/Home_empresas.htm.

xvii Sexta Declaración de la Selva Lacandona, http://enlacezapatista.ezln.org.mx/especiales/2.

xviii AGUIRRE ROJAS Carlos Antonio, L’Amérique Latine en Rébellion, L’Harmattan, 2008, P.126.

xix Objetivos del MST, http://www.mst.org.br/node/7703.

xx ¿Qué es la CONAIE?, http://www.conaie.org/index.php?option=com_content&view=article&id=33&Itemid=55〈=es

xxi HOUTART François, Délégitimer le capitalisme reconstruire l’espérance , Bruxelles, Colophone Editions, 2005, p. 160.

xxii AGUIRRE ROJAS, op. cit., p. 122.

xxiii Entrevista a Isabel Rauber, miembro del Foro Social Mundial de las Alternativas y del Foro del Tercer Mundo, “Crisis civilizatoria y movimientos sociales en Nuestra América”, publicada en www.rebelion.org el 02 de abril del 2009, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=83228&titular=crisis-civilizatoria-y-movimientos-sociales-en-nuestra-am%E9rica-

xxiv Las Juntas de Buen Gobierno, http://www.nodo50.org/pchiapas/chiapas/documentos/jbg.htm.

xxv “Nossa Produção”, http://www.mst.org.br/taxonomy/term/325.

xxvi SAINT-UPÉRY Marc, El Sueño de Bolívar, Editorial Paidós, 2008, p. 164.

xxvii CANOVAS Julie, Nouveaux Mouvements Sociaux et Néolibéralisme en Amérique Latine , L’Harmattan, 2008, p. 155.

0 comentarios:

Publicar un comentario

  ©Template by Dicas Blogger.