Contacto: juventudsurversiva@gmail.com

martes, 2 de junio de 2009

Bolivia / Juventud MAS: Entrevista a Carlos Casanova - Clíver Aguirre - Carolina Casón - Carina Rocha


"Como organizaciones juveniles y como juventudes del MAS, mucho antes de que asuma este gobierno, nosotros siempre hemos venido trabajado de manera muy independiente de lo que se refiere al tema gubernamental y lo seguimos haciendo. Todavía no existe un espacio o una coordinación real con las organizaciones juveniles, no se está brindando ese espacio en el tema laboral, político. No se toma en serio realmente el trabajo de los jóvenes..."

..."Pero creemos que estamos haciendo un gran aporte como organizaciones juveniles a este proceso, porque lo hacemos de manera crítica, en al ámbito cultural, en el ámbito político, y en la formación política que deben tener los jóvenes."


¿Cómo es el trabajo de las juventudes del MAS en Tarija?

Nosotros empezamos a trabajar mucho antes del proceso eleccionario del 2005 cuando el compañero Evo Morales asume el poder. Teníamos algunas reivindicaciones que eran de carácter sectorial que se empezaron a profundizar y pasaron a ser de carácter general, social, político, cultural y hasta incluso territorial.


Hoy me contaron sobre los sucesos del 10 de septiembre, de los cuales mucho no se conoce. ¿Qué sucedió?


Antes del 10 de septiembre, la derecha empieza a tomar las instituciones públicas del Estado, con la consigna de las autonomías. A partir de ahí nosotros, particularmente en el departamento de Tarija convocamos a una marcha por el derecho de vivir en paz y con dignidad.

Porque muchas de las instituciones públicas del Estado estaban tomadas por los agentes de la derecha, lo cual impedía el normal desarrollo de la ciudadanía.

La marcha que convocamos, por culpa de los agentes de la derecha, se convierte en un enfrentamiento con los agentes de la Prefectura, que eran los fieles representantes de la oligarquía y las subsidiarias de las transnacionales que están en el país.

El enfrentamiento del 10 de septiembre es del pueblo en su conjunto con los agentes de la Prefectura, con gente de la Universidad, con funcionarios de la Prefectura y diferentes instituciones. Es el cuarto enfrentamiento que tenemos con la gente de la derecha y el cuarto que gana el sector popular. Anteriormente, en un tercer enfrentamiento, nosotros denominamos a la zona del mercado9 campesino como la zona liberada de la oligarquía.

El cuarto enfrentamiento empezó a las 10 de la mañana y duró hasta las 12 de la noche.

Hemos estado 14 horas en un trajín de idas y venidas, pero la gente del pueblo de Tarija se ha sumado a nuestras reivindicaciones y particularmente a las del sector popular, y hemos podido arremeter contra la derecha.


¿Qué reivindicaciones tenían en esa marcha?


Las reivindicaciones eran las de los pueblos originarios indígenas, y la aprobación de la Constitución que se había realizado en una constituyente. El objetivo de todo este país era el de formar una nueva una Constitución donde todos tengamos derechos y obligaciones, no como con la anterior Constitución en la sólo deberes y los derechos los tenía el sector de las clases oligarcas.

Esto ha sido uno de los puntos neurálgicos que ha tomado la clase dominante, la ultraderecha, debido a que ya habían empezado las luchas con anticipación en la constituyente cuando se formaron comisiones. Esto sucedió en Sucre, la capital de Bolivia.

Sabemos que ha empezado a operar la inteligencia norteamericana y de otros países, el Banco Mundial también estaba metido, estaba la CIA… Ellos no querían que se realice la constituyente porque era ahí donde estaban haciendo las propuestas de todos los bolivianos para fundar una Nueva República.

Entonces nosotros estábamos ese 10 de septiembre luchando para que estos derechos se queden para el pueblo y no como quería la clase oligarca, que rechazaba una Constitución nueva. Entonces han empezado a formar sus grupos paramilitares en 4 de los 9 departamentos que conforman Bolivia: Pando, Beni, Santa Cruz y Tarija.

Fueron formados por la oligarquía desde la Prefectura, los comités cívicos y otras instancias que están bien adentradas en la oligarquía.

Contra estos hemos tenido que resistir, contra la opresión que hace ya más de 500 años venimos combatiendo.

Porque no nos olvidemos que desde la caída del imperio Inca y la llegada de los españoles, el compañero Evo Morales fue quien después de todo este tiempo volvió a ser el líder de una nación netamente Quechua-Aymara, no en su totalidad, pero bien identificada.

Es por eso que hemos estado presentes ahí, como estamos también presentes ahora para que los derechos de los pueblos originarios indígenas se cumplan. Como decimos en toda Latinoamérica, somos seres humanos como cualquiera que estamos pidiendo y exigiendo derechos humanos sobre todo.


¿Cómo piensan que se puede garantizar la aplicación de la nueva Constitución política del Estado? ¿Qué posibilidad hay que se aplique cabalmente y mediante qué medios piensan que el pueblo puede logar que se haga realidad?


Partiendo de un análisis un político un poco crítico de la nueva Constitución política del Estado que ha sido trabajada en Sucre y aprobada en Oruro tenía muchas reivindicaciones de los sectores que siempre han sido marginados de la participación política y entre comillas “democrática” de este país, pero por los sucesos en los cuales se ha envuelto esa aprobación de Oruro, la Constitución pasa a ser revisada y, según dice la derecha, “mejorada” en el Congreso.

Nosotros decimos que el tema el político. La Constitución de Oruro ha sido manchada con sangre, porque muchos de los compañeros de los sectores populares han dado sus vidas luchando por sus reivindicaciones, pero la nueva Constitución política del Estado revisada y aprobada en el Congreso, es una Constitución transada con la derecha.

A partir de esto, de alguna manera la derecha tiene también sus reivindicaciones incrustadas en el nuevo test constitucional, pero creemos que a partir de ahí pasa por una lucha que tiene que ser por unir al pueblo, profundizar el proceso y empezar a cambiar consignas.

Aquí la consigna antes era “Patria o Muerte”, y la consigna de todos los bolivianos es “Pachamama o Muerte”.

A partir de ahí los conceptos y las reivindicaciones o los postulados revolucionarios van teniendo un matiz mucho más folclórico y cultural, que es lo que representa en sí a la ciudadanía boliviana.


¿Cómo ven de ahora en más el proceso que se ha abierto con la revisión de la Constitución política del Estado, y también con las operaciones que ha comenzado a hacer la derecha en Bolivia que ni ese ni otros cambios se lleven adelante? ¿Qué papel puede llegar a jugar el Gobierno, cual el Pueblo, y básicamente cómo sigue de ahora en adelante el proceso para ustedes?



En principio sería interesante comentar que el presidente junto con todo su gobierno plantea la reformulación de la lista electoral. Porque que está un chasco, hay gente que “sigue votando” después de haber muerto, gente que vota doble, entonces esa era la propuesta del presidente en principio. Pasa que una vez que el propone una nueva Ley Electoral, la derecha se apropia de esto, e indica que no se va a aprobar nada si no arreglan el padrón electoral. Entonces de pronto son ellos los que piden eso ahora, no?


¿Qué pretenden ganar ellos con cambiar el padrón electoral?


Ellos pensaban que el presidente no iba a aceptar eso, pero ahora sí se va a aceptar. Se ha invertido un cierto monto de dinero, están comprando un programa que va a llevar un registro digital. En principio la intención de la derecha es de desbaratar y coartar nuestra participación.

En el campo todavía es mucha la población y tenemos que trabajar con esta gente para que se inscriban, lo hagan como debe ser, y no los engañen como normalmente hacen con la gente del campo, y con mucha gente de la ciudad también.

De principio ese es nuestro reto, tratar que esto se haga como se tiene que hacer, llevar al presidente otra vez al triunfo, que se va a lograr. Tiene mucha gente y ha sumado más con los cambios que viene demostrando. Pero primero vamos a luchar por el tema del padrón, vamos a concientizar a nuestra gente, indicar y socializar muy bien cómo es que tienen que inscribirse. Porque ellos van coartar el certificado que no hay, el carnet que no existe y un montón de cosas.


¿Cómo está la situación en general de los jóvenes en Tarija con respecto al trabajo, el acceso a los derechos básicos que tienen que tener, y cómo trabajan ustedes con eso?


Como organizaciones juveniles y como juventudes del MAS, mucho antes de que asuma este gobierno, nosotros siempre hemos venido trabajado de manera muy independiente de lo que se refiere al tema gubernamental y lo seguimos haciendo. Todavía no existe un espacio o una coordinación real con las organizaciones juveniles, no se está brindando ese espacio en el tema laboral, político. No se toma en serio realmente el trabajo de los jóvenes.

Pero creemos que estamos haciendo un gran aporte como organizaciones juveniles a este proceso, porque lo hacemos de manera crítica, en al ámbito cultural, en el ámbito político, y en la formación política que deben tener los jóvenes.

Lastimosamente la Universidad todavía no es uno de los espacios donde podemos decir que tenemos fuerza pero existen jóvenes de base que pertenecen a la Universidad y que llevan a delante este proceso.


Por último, ¿qué puntos se deberían profundizar más en la política que está llevando adelante el presidente Evo Morales, para llegar a lo que realmente piensan que se necesita para Bolivia?


Una de las reivindicaciones que viene desde el 2003 es el tema del ejercicio de los derechos en su plenitud. Creemos que el tema de las autonomías indígenas es uno de los pilares fundamentales para que este nuevo Estado se pueda caracterizar como tal, porque a partir de ahí se obtiene la participación real de la gente que nunca ha sido consultada y que nunca ha sido tenido en cuenta. Con este creemos que se puede crear un nuevo tejido social, un nuevo tejido interurbano, y así configurar una nueva Bolivia, que es lo que evidentemente todos los revolucionarios y toda la gente que aspira a esta demanda sea satisfecha, que es ejercer medianamente que han sido coartados desde la época de la República.

Por último queremos decir que el cambio se tiene que profundizar con una ley electoral biométrica, en la cual los campesinos tengan la oportunidad de hacer sentir su voz, y sus derechos mediante el voto democrático y no mediante el terrorismo como hace la oligarquía. Y desde aquí invitar a todos nuestros compatriotas en Argentina, Latinoamérica y el mundo a hacer fuerza este 6 de diciembre para que estén presentes en las mesas de votación que van a estar en diferentes países, para que este proceso continúe también desde afuera y con todos los derechos que se vienen ganando para los que vivimos dentro del país y para los que viven fuera.

Un saludo revolucionario para todos aquellos que creen que la lucha es el cambio, pero el cambio de verdad. Un cambio para que de aquí a mañana sea el Hombre Nuevo quien pueda crear una nueva sociedad para todos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

  ©Template by Dicas Blogger.