Contacto: juventudsurversiva@gmail.com

lunes, 8 de junio de 2009

Redes sociales disparan los delitos contra la intimidad de jóvenes en Internet


Las redes sociales de Internet tienen muchos lados oscuros. El auge de comunidades virtuales como Facebook, Hi5 o Badoo ha provocado que numerosos internautas, la mayoría jóvenes, tengan una intensa vida paralela en la red, y los delincuentes no son una excepción.

Esto lo sabe muy bien la unidad especializada en Delitos Telemáticos de la Guardia Civil de Pontevedra, que ha visto como en apenas un año se han disparado las denuncias y detenciones por conductas delictivas tanto en estas redes como en los foros que abundan en Internet.

Este grupo ya investiga una media de un caso por semana: injurias, suplantaciones de identidades por parte de jóvenes resentidos que abren un perfil de su ex pareja con fines malintencionados o incluso casos de acoso sexual a menores son algunos de los asuntos con los que se han encontrado estos agentes.


Nosotros mismos, al crear un perfil con datos reales, nos exponemos a la ´ciberdelincuencia´. "Lo curioso de las redes sociales es que más del 80% de la información que se proporciona es verídica", relata Gonzalo Sotelo, agente del equipo especializado de la comandancia pontevedresa.

En las tarjetas de presentación en Facebook, Tuenti o Fotolog –las comunidades de las que se han recibido más denuncias en la provincia– el usuario suele ´colgar´ sus fotos y dar información personal sobre su lugar de residencia, su centro de estudios o la empresa en la que trabaja. Incluso hay quien no duda en proporcionar su número de teléfono. Muy pocos mienten o dan un nombre falso. Y ahí empiezan los problemas, porque nuestra intimidad queda expuesta en la red. Un fallo del que alerta también el abogado coruñés experto en derecho informático Víctor Salgado: "No deberíamos publicar en Internet lo que no gritaríamos indiscriminadamente en la plaza de nuestra ciudad".

Intimidad


Las denuncias que recibe la Guardia Civil tienen dos denominadores comunes: la edad de los ´ciberdelincuentes´ se sitúa entre los 15 y los 30 años y sus conocimientos en informática son más que aceptables. Y los delitos más frecuentes son los relacionados con la intimidad de las personas, como injurias, calumnias, amenazas y hasta suplantación de la identidad. "Es muy típico copiar una foto que está en una red social, retocarla no precisamente con buena intención y ´colgarla´ en otro sitio", describe Sotelo.

¿Y cuáles son los móviles? Las venganzas sentimentales son muy frecuentes. Pero lo más sorprendente es que en ocasiones el joven que acaba ante la Guardia Civil sólo quería gastarle una broma a un compañero. "Se dan de alta en las redes unos a otros e incluyen en los perfiles de la ´víctima´, por ejemplo, insultos a profesores o a otros estudiantes", concretan los investigadores.

Esto, que hace años podía quedar en una ´broma´ en un patio de colegio o instituto, ahora se llama suplantación de identidad, y eso es delito. Con fenómenos como Facebook, llevarlo a cabo es muy fácil. "Todo el mundo cuelga fotos y datos reales; cualquiera puede abrirte un perfil sin que tu lo sepas", advierte Gonzalo Sotelo.

Eso es lo que le ocurrió a una chica, cuyo ex novio, como venganza, le creo un sitio en una red social de Internet con su nombre, su foto y su número de teléfono real ofreciendo sexo. Dar con los denunciados, pese al anonimato que proporciona Internet, no es complicado. "Igual que un atracador de bancos, cometen errores; se hace una investigación técnica, pero también del entorno de la víctima, y ahí siempre los solemos localizar", cuentan.

Y hay más, porque las redes sociales también pueden ser objetivo de los acosadores sexuales. Son casos más excepcionales, pero en la Guardia Civil de Pontevedra ya hay denuncias contra adultos que se hicieron pasar por adolescentes para contactar con menores con fines que no eran precisamente de amistad.

0 comentarios:

Publicar un comentario

  ©Template by Dicas Blogger.