Contacto: juventudsurversiva@gmail.com

jueves, 23 de junio de 2011

LA UNION JUVENIL OBRERA DEBE SER UNA ESCUELA DEL SOCIALISMO


Jorge Dimitrov marxists.org

I. PROBLEMAS DE organización

Si el Secretario de Organización Regional es al mismo tiempo Secretario de la Organización Urbana, esto reviste una gran importancia. De otra manera los comites funcionan sin la sincronización necesaria, se encuentran solo en ciertas asambleas, los Comités Regional y Urbano se asemejan a dos feudos diferentes. En el partido esto ha sido superado, pero ello es valedero tambien para la UJO. De esta manera el trabajo se organiza mejor, se economiza tiempo, se evitan ciertos malentendidos, se trabaja con más eficiencia. Y la epoca que vivimos exige que se trabaje con mucha eficiencia.

Entre el Comité Central y los Comites Regional y Urbano debe existir un estrecho contacto permanente. Pero en vuestro caso, como regla, el Comité Central trabaja para sí, el regional lo mismo, para si trabajan el comité urbano y los comités de radio. En vuestra labor debéis guiaros por el principio de: una gran centralización en la dirección centralizada promueve las mismas ideas la misma línea, en este sentido ella debe ser como un puño mientras que el trabajo práctico, el trabajo de organización, agitación y propaganda deben ser descentralizados, para que puedan abarcar a las amplias masas juveniles. En cuanto se conozca la linea general, en cuanto se sepan las directives de la dirección, entonces cada uno, desde su puesto en la organización respectiva, debe desarrollar la mayor iniciativa creadora, energía y habilidad para su realización con éxito.

Tanto en el partido como en la UJO nos faltan muchos cuadros. Hemos vivido 20 años de vida clandestina, hemos pasado por períodos de persecuciones y encarcelamientos, no hemos tenido tiempo ni condiciones apropiadas para crear cuadros suficientes. Además, algunos de los más valientes y capaces, perecieron como guerrilleros, presos o confinados en los campos de concentración. Ahora, que tenemos libertad de acción, cuando nadie nos puede perseguir, debemos aprovechar esta libertad y trabajar en la creación de nuevos cuadros, que necesitamos. Debemos aprovechar los viejos cuadros, que han sobrevivido y a los nuevos, a las que se han afiliado al partido y a la UJO después del 9 de Septiembre, hay que darles la posibilidad de desarrollarse, de asimilar su labor en el seno de la Organización y en el aparato del Estado, para que sean cuadros de gran valía. A este fín es necesario no perder tiempo en discusiones y charlas, sino que se debe prestar una seria atención y el mayor desvelo a la formación de nuevos cuadros. Se deben elevar audazmente a una labor de dirección, a los jóvenes y muchachas leales y prometedores. Procurar crear, sobre todo, cuadros de jóvenes especialistas. Que sean buenos ingenieros, medicos, agrónomos, juristas, etc. Una intelectualidad calificada debe salir de vuestra Unión.

Otro defecto es que se pierde mucho tiempo por falta de organización. Las reuniones se convocan para las ocho y empiezan a las 10. ¡Esto no es serio! No se aprecia el factor tiempo. Se malgastan escandalosamente fuerzas y energías ¡Si convocáis la reunión para las ocho, debéis comenzarla a las ocho! En la prensa y en las reuniones se debe plantear este problema, estigmatizar implacablemente esta llaga. Además, se hacen reuniones muy largas, porque, por lo general, los problemas en el orden del día no se preparan. Comienzan discusiones incoherentes, en torno a una u otra cuestión, y las ideas son tantas, tan numerosas, que la reunión se parece a una colmena: basta rozarla con la mano para que las abejas comiencen a zumbar y cada uno esta en condiciones de dar ideas. Se desvían de la cuestión planteada y el tiempo transcurre en habladurías infructuosas. Para nosotros el tiempo es oro. Debe apreciarse más altamente que muchas otras cosas valiosas. No nos alcanzan las 24 horas del día. Si pudiera la naturaleza prolongarlo de 24 a 48 horas, tampoco nos alcanzaría. Durante esas 24 horas uno debe trabajar, dormir y descansar. El único medio es el de organizar inteligente y racionalmente nuestro tiempo como dirigentes y como simples activistas. No podéis trabajar sin tregua y no disponer del tiempo para descansar, para ir at teatro, al cine. ¿Que clase de dirigentes seríais, si no tenéis la cultura necesaria? Al estudio del marxismo se debe agregar la cultura. Debéis ser sanos, fuertes y resistentes. Se trata del trabajo y de la labor creadora.

En nuestro trabajo es necesario a cada paso un empleo organizado del tiempo de los órganos dirigentes; los problemas se deben estudiar previamente, se deben plantear concretamente y solucionar también concretamente. Si una cuestión determinada no figura en el orden del día, si no es un problema de excepcional importancia que tiene que resolverse rápidamente, se examinara en la reunión siguiente. Además, no es necesario que todos expresen su opinión. Si lo esencial ha sido formulado por otro ¿por qué es necesario que to también lo digas? Que se eviten las repeticiones. Que no exista esta ambición: demostrar que sabes mucho. Los sabihondos no son activistas serios, ellos no pueden desarrollarse. El que se imagina que sabe mucho, no se mueve del sitio, mientras que la vida marcha adelante y esto significa que se está quedando rezagado.

Cuando toméis una decisión, debéis fijar siempre un plazo, quién la cumplirá y quién el control sobre su realización. Si actúas así, el 90% de vuestras resoluciones serán positivas. Se decide convocar una reunión, pero quién la convocará, cuando se convocará y cómo se organizará, esto se suele confiar, por lo general, al Secretario quien resuelve dichos problemas como le parece. La mayor parte de las decisiones quedan anotadas como deseos que no se realizarán. Sobre estas decisiones se discute durante horas enteras y luego, no se cumplen. Buenas decisiones, que van al archivo. Pero este, puede desempeñar un cierto papel unicamente para la historia. Es necesario controlar la realización de las decisiones tomadas. El control es necesario de arriba abajo, hasta vuestra última instancia. Esto no es tán fácil, exige mucho trabajo y tenacidad, hasta que se acostumbre la gente. Uno o dos días antes del vencimiento del plazo se debe averiguar, por teléfono o de algún otro modo, lo que ha sido hecho. Es así que debéis trabajar para poder cosechar éxitos. Vosotros sois jóvenes, sanos y capaces de establecer un tal orden. Y entonces os convenceréis de que conseguís mucho mejores resultados.

La parte mas importante de vuestros ingresos deben ser las cuotas mensuales de los afiliados. Es necesario, controlar las cotizaciones mensuales, organizarla a tiempo, no retrasarte en el pago de las cuotas mensuales determinadas. Si existe un cierto descuido, se deben tomar energicas medidas, hacer advertencias, recurriendo a la expulsión como sanción extrema. Ocurre generalmente que al cabo de dos o tres meses, se dan cuenta que cierto afiliado no ha pagado su cuota mensual y entonces se le expulsa. Esto significa que la Organización no lleva a cabo el trabajo educativo necesario en este sentido. Hay que preguntar a los dirigentes como han procedido con los miembros que no pagan sus cuotas mensuales. Si el dirigente se apresura a expulsar a alguien. por no haber abonado este su cuota mensual, esto significa que él escoge el camino de la menor resistencia. Este dirigente no es un buen dirigente. En cada organización vuestra debéis tener sin falta un cajero enérgico: el hará recordar a tiempo a los afiliados, se ocupará de cobrar a tiempo las cuotas mensuales, pues de otro modo el trabajo se atiende mal, pasan uno o dos meses, la deuda crece y entonces le es difícil al afiliado pagar las cotizaciones retrasadas.

El pago regular de la cuota mensual es el primer índice del apego del afiliado a su organización. De transacciones comerciales como fuente de ingresos no debéis ocuparos. Evitar tales Fuentes, estas perjudicarían a vuestra organización. Organizar fiestas y veladas es un medio honrado, pero ellas deben ser bien y apropiadamente organizadas. Los medios provenientes de las fiestas deben figurar en segundo lugar después de las cuotas mensuales de los afiliados. ¿Habéis organizado loterías juveniles? ¿Por qué no pedís medios a los amigos más ricos de la juventud? Hay gente que puede dar y daría dinero y ayuda a la juventud.

¡Crear un fondo de la UJO! Este problema debe ser estudiado por el CC de la UJO. Vuestra organización debe, desde el punto de vista financiero, tener su propia base y solo en casos excepcionales recurrir a la ayuda material del partido.

II. SOBRE EL CARACTER DE MASAS DE LA UNION

La UJO debe ser numericamente superior at partido. Para que un jóven sea afiliado a la UJO la condición indispensable es que sea honrado y leal. Puede no terser una preparación suficiente, pero ¿no es la UJO una escuela para la educación de la juventud? No lo preparéis fuera de la UJO, sino que lo tomaréis, con sus defectos. Lo más importante es que sea honrado y leal, y la UJO trabajar para su formación. En este sentido las puertas de la UJO deberán estar abiertas de par en par. La juventud se educa en el proceso del trabajo, en el proceso del cumplimiento de las tareas planteadas ahora ante nuestro pueblo, ante el Frente de la Patria, ante el partido y ante la UJO. Pero al mismo tiempo, eso se entiende, no deben admitirse elementos provocadores y nocivos. Los agentes extranjeros disimulados no deben admitirse en la UJO. Hacia gente así hay que manifestar la máxima vigilancia.

El medio principal, que debéis emplear en el reclutamiento de nuevos miembros, es el de desplegar vuestra labor en los sindicatos. De alli obtendreis, por lo menos, un 50% más de jóvenes obreros que los que tenéis ahora. Se debe averiguar en cada sindicato el número de jóvenes organizados, cuantos de ellos son miembros de la UJO, cuales de ellos son activistas. En cada sindicato debéis averiguar por qué hay jóvenes no organizados en la UJO y quienes son. Vuestros afiliados deben trabajar muy activamente en cada sindicato para atraer a las filas de vuestra organización a la juventud sindical.

Pasemos a otro sector. Existen la Unión Femenina y diversas sociedades femeninas. ¿Qué hacéis en esta dirección? ¿Cuantas muchachas militan en las asociaciones femeninas, cuantas de ellas estan organizadas en la UJO? ¿Cuales son las activistas, por qué muchas de estas muchachas no están organizadas en la UJO? Llamar la atención de los compañeros y las compañeras hacia la organización de estas muchachas en la UJO. La UJO debe unir en sus filas a la mayoria de las muchachas. Ellas pueden contribuir grandemente al movimiento juvenil. Esta parte de la juventud es importante también desde el punto de vista nacional. Ellas serán madres y de ellas dependerá que generación darán a la nueva Bulgaria como madres. Como afiliadas a la UJO, si son honradas, cultas, formadas políticamente y de cuerpo sano, ellas serán buenas madres mañana. Son ellas las que serán las compañeras de nuestros jóvenes, de nuestros activistas. Mucho depende del hecho, qué compañeras serán de sus esposos en la vida familiar.

Cometisteis ciertos errores en lo que se refiere a la cultura física. Os habéis retirado de las organizaciónes deportivas, pensábais que únicamente a vosotros os incumbía la organización de los deportes. Debéis reorganizar el trabajo en este sentido, ver qué clase de jóvenes participan en las organizaciónes deportivas, quienes son y por qué no están afiliados a la UJO. De estas no sólo podríais aseguraros una cierta afluencia de afiliados a la UJO, sino que también podríais ejercer la influencia benéfica necesaria sobre estas importantes organizaciónes de masas.

En vuestra labor en las escuelas tropezaréis con mayores dificultades, vuestro camino allí no sera muy fácil. La reacción trata de crearse en estos lugares una base y vosotros deberéis tomar contramedidas y hacer más esfuerzos. Despues del 9 de septiembre de 1944 casi todos marchaban tras el Frente de la Patria, la corriente los arrastraba y llevaba consigo. Ahora, comenzó el segundo período: comenzó la diferenciación: unos están por, otros contra y los terceros vacilan. Esto se refiere sobre todo a la intelectualidad. Tal es el período que estamos viviendo. Cuando mayores sean los éxitos del Frente de la Patria, tanto menores seran las vacilaciones. La oposición quiere precisamente aprovechar este período de vacilaciones en una parte de la intelectualidad para crear sus puntos de apoyo en el seno de la juventud estudiantil. La oposición necesita, sobre todo estudiantes agitadores, es por eso que allí os atacarán con más furor. Es notorio que Sofia es un nido de la reacción. Pero vosotros debéis confiar plenamente en las fuerzas del pueblo. Hay jóvenes que, al ver que la reacción ejerce cierta influencia en algunos medios, se hacen más intratables. Es necesario desarrollar una actividad explicativa, actuar enérgicamente para afianzar la fe de la juventud, sobre todo de la juventud estudiantil, en la justa causa del Frente de la Patria, en las fuerzas de nuestro pueblo.

III. SOBRE LA INSTRUCCION DE LA JUVENTUD

La educación marxista-leninista es un problema importante que requiere medidas de particular seriedad. Nosotros solemos hablar mucho de esta educación, pero es relativamente poco lo que hacemos en este sentido. La época en la que vivimos y las condiciones en las que trabajamos son tales que exigen de cada afiliado vuestro, de cada miembro del partido, aumentar sin cesar sus conocimientos en el sector de nuestra teoría revolucionaria, que aprenda los principios fundamentales del marxismo-leninismo. Es necesario que adaptéis y organicéis de tal manera vuestra obra educacional que ella esté al alcance de un amplio sector de vuestras masas de afiliados. A la juventud estudiantil, que tiene ciertas nociones, por ejemplo, de ciencias naturales y posee una cultura general, les es mas fácil aprender nuestra teoría, pero a la juventud obrera y campesina, que no tiene nociones de cultura general y que en su mayoría ha estudiado sólo hasta el tercero o cuarto grado o hasta el séptimo u octavo en el mejor de los casos, para ella, nuestra teoría representa cierta dificultad. Por eso la actividad instructiva debe diferenciarse, es decir, deben adoptarse diferentes métodos relativos a la juventud obrera y a la juventud campesina. En Bulgaria, en este sentido se actúa según un único molde. Es necesario que meditéis sobre la diferenciación de la instrucción. Por supuesto, este problema no es fácil. Se necesita cierta preparación previa, es necesario hacer un balance de toda la experiencia acumulada hasta ahora en este sentido y establecer dos clases de programa instructivo: uno para los estudiantes y para los jóvenes intelectuales, y otro, popular para la juventud obrera y campesina.

No olvidéis que la base del movimiento juvenil debe ser la juventud obrera y campesina. Esta es la amplia masa, en la que os apoyaréis. Es muy importante que tengamos una intelectualidad honrada, capaz, pero cuadros buenos deben formarse principalmente en el seno de la juventud obrera y campesina. A fin de cumplir esta tarea, debéis también adaptar vuestra labor, debéis proceder a buscar los medios auxiliares en este sentido. Los círculos deben ampliarse hasta el máximo en escuelas, aldeas, empresas, oficinas, barrios, pero su asistencia debe ser voluntaria, no obligatoria. ¡Suscitar un interés permanente hacia ellos! Reunirse una o dos veces por semana para leer juntos, para aclarar los problemas corrientes. Que se reúnan donde puedan, no es necesario que esto se realice obligatoriamente en el club. De estos círculos, integrados por diez o quince personas, deberéis tener millares, pues son el mejor método de autoeducación. En ellos, los jóvenes se ayudarán unos a otros, elevarán su nivel cultural, crecerán en el sentido ideológico y político.

La autoeducación es de necesidad particular para la juventud. El partido y la UJO no pueden en sus cursos y escuelas abarcar a todos los que deberían estudiar. Por eso es tanto más necesario que cada uno se ocupe por sí mismo de su educación. Crear a este fín una red de miles de círculos, poner a su disposición manuales, compendios y libros para que puedan estudiar solos, acumular la mayor cantidad posible de conocimientos útiles. En las condiciones actuales la autoeducación es el medio más eficaz para elevar el nivel teórico y político de vuestra masa de afiliados. El jóven que se acuesta por la noche, sin pensar en lo que ha aprendido durante el día, no realizará progresos. Aunque estéis sobrecargados por el trabajo diario, debéis organizar de tal manera vuestra labor que os quede tiempo para meditar sobre lo que habéis hecho durante el día: bueno o malo. Si es positivo —está bien, si es negativo— se deben tomar medidas. En nuestros círculos existe la autosuficiencia sectaria: uno piensa que sabe lo qué les es necesario y que si no lo supiera, lo podría aprender si no hoy, mañana o pasado mañana. Pues esta autosuficiencia sectaria es para vosotros, los jóvenes, la enfermedad más peligrosa, de la cual os debéis preservar como el fuego. Un refrán ruso dice: si vives un siglo —un siglo aprenderás—. Esto debe ser una ley para nosotros, para los comunistas, para todos vuestros miembros. ¡Hablar menos y actuar mas! ¡Hablar lo que es necesario y actuar mas que hablar! ¡Estudiar, sin embargo, sin cesar y tenazmente!

El Mladeshka lskra (Chispa juvenil) debe ser vuestro vínculo can la UJO y con toda la juventud. Si ella no penetra aun suficientemente en el seno de la juventud, esto se debe a que no se toman medidas enérgicas para su difusión. Debéis tener abonados, gente que ha pagado por recibir el diario y se interesa por recibirlo. Hacer lo necesario por la llegada regular del periódico a aldeas, empresas, oficinas y escuelas. Que haya personas designadas que respondan de ello. Organizar una amplia red de responsables del diario. Hacer esfuerzos particulares en este sentido, pues sin ello no se puede conseguir su divulgación en gran escala. Y, además, que el diario sea accesible e interesante para la juventud. Este debe responder a las necesidades, intereses y exigencias culturales de la juventud. Un tiraje de 15 mil ejemplares para vuestro sector es una difusión muy debil. Su divulgación y lectura es el barómetro de la conciencia y eficiencia cue la UJO. Las asociaciones deberán designar determinados miembros que se encarguen también de la divulgación de la revista Mladesh (Juventud).

IV. DEFENSA DE LOS INTERESES Y DE LOS DERECHOS DE LA JUVENTUD

Como es sabido, en las empresas hay muchos jóvenes. Ellas representan la mayor parte de los obreros de las fábricas tabacaleras, textiles, etc. La UJO debe manifestar suficiente interés por el mejoramiento de las condiciones de trabajo de esta juventud. En este sentido se debe prestar una solicitud constante. Nosotros decimos: "La UJO es el defensor de los intereses materiales, culturales y espirituales de la juventud". Así consta también en los Estatutos. Pero, sin embargo ¿qué hacéis como organización, en defensa de los intereses materiales, culturales y espirituales de la juventud? Vosotros mismos habéis daros cuenta de este hecho. Esto no quiere decir, naturalmente, que debéis emprender la construcción de casas de descanso, de casas de vivienda colectiva, etc. Esta es una tarea de los sindicatos, de los propietarios de las empresas y del Estado. No obstante podéis hacer mucho en las empresas por medio de los comités sindicales, pero de manera tal que la gente sepa que ella es una iniciativa vuestra y se realiza con vuestra ayuda.

La UJO no puede ser una organización que sólo hace propaganda. La UJO es una organización necesaria para la juventud, necesaria para la elevación de su nivel material, cultural y espiritual y es por eso que vuestra labor debe ir acompañada de una actividad práctica en defensa de los intereses y derechos juveniles. A mi me parece que el talón de Aquiles de la UJO es que está no hace mucho y no se ocupa suficientemente de la defensa de los intereses vitales de la juventud. ¡Prestad una seria atención a esto! En ese sentido debéis tomar las más variadas iniciativas hasta en asuntos aparentemente insignificantes. Si os enteráis, por ejemplo, que uno de vuestros jóvenes esta gravemente enfermo y vuestra organización acude y ayuda a llevarle al hospital para que sea debidamente tratado, esto será un hecho positivo. que os apuntáis. Todo el barrio o la empresa se enterará. Desvelo y una actitud atenta hacia la juventud, en el marco de las posibilidades materiales, en los límites que ofrece el Poder del Frente de la Patria, son muy necesarias en todos los sectores. Y estos marcos no son pequeños, ellos pueden ensancharse también en la labor práctica. Mientras os limitéis a hacer únicamente propaganda, vuestros éxitos serán éxitos a medias. Si a ello no agregáis la labor práctica en defensa de la juventud, la fuerza de atracción de la UJO disminuirá. De esto se aprovecharán sólo los enemigos.

¡La juventud debe sentir a la UJO como a su consejero y defensor en todas partes! ¡No eludáis las cosas más insignificantes en este sentido! ¡Aprovechad, por ejemplo, cada casamiento de un jóven, enviad a alguien para felicitar a los recién casados! Si se casa alguna muchacha del campo, miembro de la UJO, toda la asociación debe asistir a la boda. Nace un hijo, o fallece el padre o la madre de alguien, ¡debe ir un representante de la UJO a prestar Ia ayuda posible! No consideráis que estas cosas, aparentemente insignificantes, pueden menguar la dignidad de la UJO como organización combativa. ¡Debéis meditar seriamente sobre estos asuntos y podréis hallar muchos métodos concretos de trabajo! ¡Esto debe llegar a ser un sistema en vuestra organización! No dejéis pasar ninguna ocasión que pueda ligaros más firmemente a la juventud. Que la juventud sienta a la UJO como a su propia organización, a la cual se pueda dirigir para pedir consejo y ayuda en todos los casos de necesidad. Claro está que si os ocupases sólo de estas cuestiones, os transformaréis en una simple organización de beneficiencia. Para que no suceda así, toda esta labor debe ir unida a vuestra actividad de organización juvenil combativa. Pero en todos los casos debéis interesaros por la juventud, puesto que sois los dirigentes responsables de ella. ¿Cuantas veces habéis ido a las fábricas, para ver cómo trabaja y como vive la juventud obrera, y que lo que concretamente se debe hacer para mejorar su situacion? ¡Vosotros debéis sentir permanentemente como respira to juventud obrera! Esto no es una tarea únicamente de la sección "Juventud obrera". Toda la dirección debe preocuparse por estas cuestiones e intereses vitales de la juventud.

En nuestras filas existe la burocracia. El Secretario, por ejemplo, ordena y piensa: con esto ya todo el trabajo esta acabado, todo está en orden. Pero hasta en los cuarteles se deben explicar las cosas. La UJO es una organización juvenil voluntaria: si un jóven quiere ingresar en sus filas lo hace y si no quiere, no lo hace. Vosotros debéis crear las condiciones que le haga sentirse satisfecho y orgulloso de ser miembro de la UJO. Incluso muchos dirigentes del partido no comprenden esta cuestión. Mas para la juventud esto es aún más necesario. Los jóvenes están en una edad decisiva de transición entre la adolescencia y la edad adulta. Durante este período la juventud experimenta sensaciones y estados de ánimo que a veces ejercen una influencia mala e incluso perniciosa. La dirección de la UJO debe prestar atención a este hecho y estar vigilante. Tomemos un ejemplo: el amor es un sentimiento natural y legítimo. Pero al enamorarse un jóven puede ocurrir cosas de distinta índole. El amor no siempre es correspondido, a veces causa sufrimientos, preocupaciones y el jóven no siempre puede superar esos sentimientos. Sobreviene la depresión, la melancolía. . . Si el dirigente es un burócrata, se dará cuenta de que el compañero o la compañera está triste, pero lo pasará por alto, ¡a él qué le importa! Pero el verdadero dirigente debe mostrar una actitud solícita de compañero, debe encontrar el tiempo necesario para hablar con el jóven o la muchacha, alentarlos y ayudarles a salir de esa situación. De esa forma vosotros ayudaréis a muchos jóvenes a resolver las dificultades en su vida y a desarrollarse acertadamente.

Es necesaria una actitud solícita y un interés particular y no indiferencia hacia los compañeros y cornpañeras en la organización. Se trata de un capital humano, capital del partido y de la UJO. En una organización de masas, como lo es la UJO, hay también elementos malsanos, que abusan de la confianza de las muchachas. He recibido muchas cartas con quejas de carácter semejante. Hay granujas que juegan al amor verdadero y luego lo abandonan todo. ¿Qué medidas toma la UJO? ¿Debe esta actuar severa y educativamente o decir: no me interesan las cosas personales de este carácter? Esta actitud burocrática y egoísta repercute desfavorablemente en el desarrollo de la UJO y debe evitarse a todo precio. El amor, esto se sabe, es un gran factor en la vida de la gente. Este da alas. Pero es necesaria una moral sana, no hipócrita, filistea, sino una verdadera moral comunista. Es muy importante que haya relaciones recíprocas sanas entre los afiliados a la UJO de ambos sexos, relaciones de confianza mutua y de cooperación fructuosa en pro de nuestra gran causa cormún.

V.LA UJO COMO ESCUELA DE SOCIALISMO

La UJO debe ser escuela de socialismo de la juventud progresista. Ocupándose de problemas inmediatos, de la realización del programa del Frente de la Patria, del cumplimiento de las tareas planteadas en el orden del dia, luchando contra el fascismo y la reacción, la UJO es al mismo tiempo escuela de socialismo. Debemos tener una juventud obrera, campesina, estudiantil, que esté dispuesta a luchar por el socialismo, y, después, por el comunismo.

¡Decid a vuestros compañeros que lean mis intervenciones ante la Conferencia Regional del partido y que mediten sobre ellas! Debéis explicar a vuestros jóvenes una simple verdad: cuando se va a construir una casa, no se comienza por el tejado, sino que al principio cavan la tierra, colocan los cimientos, elevan los muros y sólo entonces construyen el tejado. La lucha por el socialismo es tambien algo semejante. No se comienza por el tejado, sino que al principio se deben colocar los cimientos. La realización del programa del Frente de la Patria es precisamente esta base en nuestro país. Sobre ella se debe construir, edificar y luego poner el tejado. ¿En qué momento colocaremos el tejado? Esto dependerá de muchas condiciones objetivas, pero también de nosotros mismos, del factor subjetivo. Cuanto mejor trabajemos, tanto más rápidamente pasaremos al socialismo. El campesino sabe que antes que nada debe sembrar, luego escardar y sólo entonces recogerá una rica cosecha. Otro tanto ocurre en la vida social. Nosotros como marxistas debemos saber esta simple verdad: aras la tierra, la siembras, arrancas las cizañas y sólo entonces obtienes una abundante cosecha. Muchos compañeros nuestros, sobre todo, jóvenes, no llegan a comprenderlo todavía.

Es muy importante que tengáis una clara perspectiva. Todos los pueblos caminan y caminarán hacia el socialismo. No existe fuerza capaz de detener este desarrollo hacia el socialismo. Muy otra es la cuestión cuando y cómo llegarán los pueblos a él. Y en segundo lugar, saber que los pueblos llegarán al socialismo en todas partes por su propia vía. No es una necesidad inevitable el levantamiento armado: en ciertas condiciones especiales se puede realizar el socialismo sin levantamiento armado. Ahora estamos en presencia de tales condiciones: por una parte, el gran Estado socialista con una enorme influencia política y moral, la Unión Sovietica y, por otra, las transformaciones democráticas que se llevan a cabo en una serie de países y que abren el camino hacia el socialismo.

Nuestra tarea principal es reforzar ahora la unidad del Frente de la Patria como poderosa unión de las fuerzas antifascistas, democráticas y progresistas de nuestro pueblo, en cuyas primeras filas debe hallarse nuestra juventud, extirpar sin piedad los restos del fascismo, frenar la reacción, llevar a la victoria la causa histórica del 9 de Septiembre: la construcción de la República Popular en nuestro país. Y cuanto más rápidamente realicemos todo esto, tanto más sequro podrá nuestro pueblo pasar al socialismo.

En nuestro país hay personas que han aprendido algo de Marx, pero lo han aprendido como papagayos. Aprenden el marxisrno, no de manera creadora, como un guía para la acción, sino dogmáticamente. Nosotros debemos ser marxistas creadores, es decir, debemos ver lo nuevo, lo que después de Marx ha dado Lenin. Aprendiendo inteligentemente lo nuevo en el marxismo, seremos capaces de resolver con acierto el problema del paso del capitalismo al socialismo, de acuerdo con la situación concreta de nuestro país, de acuerdo con sus particularidades económicas, culturales, nacionales e históricas. Si aprendemos lo fundamental de la ciencia marxista-leninista, esta nos servirá como un guía para la acción y no como una receta para todos los países, épocas y condiciones. No existe y no puede existir una tal receta.

0 comentarios:

Publicar un comentario

  ©Template by Dicas Blogger.