Contacto: juventudsurversiva@gmail.com

lunes, 27 de febrero de 2012

China, el mayor logro de la historia económica mundial

John Ross Key Trends in Globalisation

El fin del desarrollo económico es el de mejorar las condiciones de los seres humanos. Robert Lucas lo dijo de manera elocuente, en palabras muchas veces citadas, al examinar las consecuencias de las diferentes tasas de crecimiento económico: "No veo cómo uno puede mirar esas cifras sin verlas como posibilidades. ¿Hay alguna acción que un gobierno de la India pudiese realizar para enrumbar la economía hindú hacia el crecimiento?... Las consecuencias para el bienestar humano implicadas en preguntas como estas son sencillamente asombrosas: Una vez que uno empieza a pensar en ellas, es difícil pensar en cualquier otra cosa".

En este contexto, habría que decir, sobria y consideradamente, que la economía china desde 1978 es el logro económico más grande de la historia mundial. Este artículo lo demuestra en el prosaico lenguaje de las estadísticas. Pero, por supuesto, esa no es la cuestión de fondo. Lo que realmente cuenta son sus consecuencias para los seres humanos - el salir de la pobreza, el mejoramiento de sus expectativas de vida, las mejoras en la salud, el expandir el potencial para la educación, las mejoras en la situación de la mujer, y muchas otras dimensiones. Las estadísticas económicas simplemente fundamentan esta mejora de las condiciones humanas.

La escala de los logros económicos de China

Un problema a la hora de evaluar la verdadera escala de los logros económicos de China es que a menudo se hace uso de estadísticas parciales para presentarlos. En algunas de ellas, por ejemplo, el que China se haya convertido en la segunda economía más grande, o que ha sacado a 620 millones de personas de la pobreza internacionalmente definida, son extremadamente poderosos (Quah, 2010). Sin embargo, dado que son parciales, no capturan toda la magnitud de lo que ha ocurrido. Sólo cuando se usan datos sistemáticos es que la dimensión real de los logros de China se vuelve clara.

Otra vez, aún cuando se intentan comparaciones sistemáticas, la escala de los logros económicos chinos a menudo es subestimada porque se utilizan medidas inapropiadas. Por ejemplo, al comparar las tasas de crecimiento económico, calculando las contribuciones al bienestar económico, es engañoso el tomar países individuales como unidades de comparación, en lugar de la proporción de la población mundial afectada, ya que el crecimiento económico rápido en un país pequeño evidentemente contribuye menos al bienestar humano que el crecimiento rápido en un país grande.

Para hacer una comparación sistemática inicial, por lo tanto, el cuadro 1 muestra el porcentaje de la población mundial afectada en el momento en el que comenzó el crecimiento rápido sostenido en las mayores economías. Por ejemplo, el primer país en experimentar el crecimiento rápido sostenido fue el Reino Unido durante la Revolución Industrial - lo que tuvo lugar en un país con 2.0 por ciento de la población mundial. El crecimiento rápido sostenido en los EE.UU. luego de la Guerra Civil tuvo lugar en un país con 3.3 por ciento de la población mundial.

Hay, claro está, argumentos a favor de algunos países individuales que se podrían agregar a la comparación - por ejemplo, Italia desde 1950 (1.9 por ciento de la población mundial) o España desde 1960 (1.0 por ciento de la población mundial). Pero es evidente, a partir de los datos, que esos países extras no hacen ninguna diferencia con respecto a la situación de fondo.

Ninguna otra economía que haya iniciado el crecimiento rápido sostenido, tan siquiera se aproxima el 22.3 por ciento de la población mundial de China en 1978, al inicio de sus nuevas políticas económicas. En comparación, el crecimiento rápido sostenido de Japón luego de la Segunda Guerra Mundial ocurrió en un país con 3.3 por ciento de la población mundial, y el crecimiento de los cuatro "tigres" asiáticos (Hong Kong, Singapur, Corea del Sur y Taiwán) tuvo lugar en economías con 1.4 por ciento de la población mundial.

Sólo el crecimiento económico sostenido de la India después de fines de los 1980's, en un país con 16 por ciento de la población mundial, empieza a aproximarse al logro de China en cuanto a escala, pero el porcentaje de la población mundial afectada sigue siendo menor que el de China, así como su tasa de crecimiento.

Introducir la necesaria corrección del tamaño de la población también pone en evidencia que el método utilizado a veces de ordenar los países de acuerdo al tamaño es engañoso. Para ver por qué sólo hay que notar el hecho de que, si se usan los tipos corrientes de cambio, en los cuadros del Banco Mundial de 2010, el último año del que se tienen estadísticas completas, 87 de los países de los que se tiene información tienen un PIB per cápita más alto del de China y 83 países tienen uno más bajo. Esto aparentemente coloca a China más o menos en la mitad de la lista mundial. Cuando la República Popular de China fue fundada en 1949, o cuando se lanzaron las reformas económicas, en 1978, China era uno de los países más subdesarrollados del mundo y ésto podría aparecer como un desempeño bastante bueno; sin embargo, no refleja la magnitud de los logros de China.

La razón de ello es que el ordenamiento de los países no toma en cuenta su población relativa. Por ejemplo, entre los países que están por encima de China figuran Seychelles, Palau, St Kitts y Nevis, Dominica, y Antigua y Barbuda - todos ellos países con menos de 100 mil habitantes. Si se va a tomar en cuenta la verdadera posición internacional de China, entonces también hay que tomar en cuenta el tamaño de sus población. El Gráfico 1 muestra, por lo tanto, los porcentajes de la población mundial viviendo en países con un PIB per cápita por encima y por debajo del chino, y muestra las verdaderas dimensiones de los logros económicos de China.

En 1978, los países que tenían sólo 0,5 porciento de la población mundial tenían un PIB per cápita por debajo del chino, mientras que 73.5 por ciento tenían un PIB mayor. China, por su parte, respondía por el 25.9 por ciento de la población mundial para el cual hay datos disponibles. Al llegar al 2010, usando la misma medida, el porcentaje de la población mundial viviendo en países con un PIB per cápita mayor que el chino era de 31.3 por ciento - dada la rapidez del aumento, está claro que cuando se publiquen los datos de 2011, éstos mostrarán que menos del 30 por ciento de la población mundial vive en países con un mayor PIB per cápita que el de China.

Por lo tanto, en poco más de 30 años China, con más del 20 por ciento de la población mundial, ha ascendido, de ser uno de los países económicamente menos desarrollados del mundo, a una posición en la que menos de un tercio de la población mundial vive en países con un mayor PIB per cápita -una posición que China está mejorando rápidamente.

Si chequeamos estas estadística de precios corrientes contra la Paridad de Poder Adquisitivo (PPP, por sus siglas en inglés), que toma en cuenta los diferentes niveles de precios en los diferentes países, se confirma el mismo resultado. Medidos en PPPs en 1980, el primer año para el que hay disponibles estadísticas del Banco Mundial, sólo 1.3 por ciento de la población mundial vivía en países con un menor PIB per cápita que China y 73.0 por ciento lo hacía en países con un PIB mayor. Al llegar a 2010, sólo 31.5 por ciento de la población mundial vivía en países con un mayor PIB per cápita que China.

Otra forma de medir es comparar a China con el resto de la población mundial. Para hacerlo, la mejor medida no es el promedio dado que, por razones estadísticas conocidas, los promedios que cubren espectros muy amplios son excesivamente afectados por pequeños números de valores extremos. Esto es algo claramente confirmado por las cifras mundiales. Una medida mejor, estándard, de los ingresos se obtiene comparando la mediana - el valor que ocupa el punto medio exacto.

En 1978, el PIB per cápita de China sólo eral 42 por ciento de la mediana para el resto de la población mundial. En 2010, el PIB per cápita de China era un 289 por ciento de la mediana.

El que desde 1978 China, con más de un quinto de la población mundial, ha pasado de ser uno de los países más pobres en el mundo, a una situación en la que menos de un tercio de la población mundial tiene un PIB per cápita más alto es algo que no tiene precedente en la historia. Nunca antes en la historia humana, una proporción tan grande de la población mundial ha avanzado tan rápidamente.

De estos datos se desprende claramente una serie de conclusiones, además de la conclusión obvia de simplemente reconocer esto como un hecho de la historia económica. Pero, por el momento, basta con notar sobria y mesuradamente, que el de China es literalmente el mayor logro económico en la historia mundial.

Notas

Quah, D. (2010, May). 'The Shifting Distribution of Global Economic Activity'. Retrieved January 2, 2012, from London School of Economics: econ.lse.ac.uk/~dquah/p/2010.05-Shifting_Distribution_GEA-DQ.pdf

Traducido para Radio La Primerísima por Jorge Capelán.

0 comentarios:

Publicar un comentario

  ©Template by Dicas Blogger.