Contacto: juventudsurversiva@gmail.com

jueves, 30 de septiembre de 2010

Comunicado de la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela en rechazo del intento del Golpe de Estado en la República del Ecuador


La Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela (JPSUV) rechaza contundentemente el intento de Golpe de Estado que se gesta desde un sector desestabilizador de la Policía Nacional del Ecuador, bajo el manipulado pretexto de que el Gobierno del Presidente Correa atenta contra los derechos salariales de los trabajadores de esa institución.

Muy al contrario, el Gobierno del Presidente Rafael Correa vetó la Ley de Servicio Público de ese país, para garantizar un equilibrio salarial entre los servidores públicos de ese país, rechazando así la posibilidad de que sólo el sector policial fuese el único de la toda la administración pública ecuatoriana en recibir bonos extrasalariales.

Los militantes de la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela están conscientes en que la verdadera intención de desestabilización al Gobierno Ecuatoriano pasa por el hecho de que allí existe una Revolución Ciudadana que ha permitido la inclusión de los sectores populares históricamente excluídos, así como la administración soberana e independiente de los recursos del Ecuador. Así mismo, están conscientes que se trata de un nuevo Golpe de Estado a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), luego de lo ocurrido en un caso similar contra el Presidente hondureño Mel Zelaya.

Aplaudimos al pueblo del Ecuador por su inmediata movilización en defensa de la democracia, la institucionalidad y la continuidad de la Revolución Ciudadana que lidera el compañero Presidente Rafael Correa.

En Ecuador, tampoco volverán!

Viva Rafael Correa!

Viva la Revolución Ciudadana del Ecuador!

¡¡Venceremos!!

Leer Más......

sábado, 25 de septiembre de 2010

La rebeldía estudiantil y la lucha por la autonomía universitaria en Guatemala

Sergio Tischler Rebelion

Para entender en actual conflicto en la Universidad de San Carlos de Guatemala es necesario establecer de entrada que el mismo no se reduce a la confrontación de grupos, unos que controlan los órganos de dirección de la institución, y otros que adversan la forma en que se ejerce el poder en la misma.

Para nadie es un secreto, que una de las consecuencias de la política de terrorismo de estado durante los años del conflicto armado fue la de golpear a las fuerzas sociales que durante décadas constituyeron el núcleo de una cultura crítica, heredera de la revolución democrática del 44-54, y que eran el corazón de la autonomía universitaria. La destrucción de ese tejido dio lugar a que se enquistaran en las estructuras del gobierno universitario grupos de poder que, de una u otra manera, han sido anuentes o funcionales a la política estatal, cortando con ello el espíritu crítico de la universidad, sin el cual la autonomía universitaria no pasa de ser una figura formal, detrás de la que se pueden cobijar intereses muy ajenos a la misma, como es el caso, a juzgar por lo acontecido.

Tampoco es un secreto, que dichas autoridades han dado curso a políticas de una muy dudosa modernización educativa, cuyo sentido es el de adecuar la universidad pública a los requerimientos neoliberales. Estas políticas, como en la mayor parte de los países latinoamericanos, han dado como resultado un deterioro de la calidad educativa en la universidad pública, así como el desmantelamiento de la misma como espacio de formación de una colectividad con vocación crítica. Esos dos aspectos pueden ser apreciados como parte de una estrategia de deterioro de la educación pública superior y de fortalecimiento de la educación privada. Pero lo más importante, en relación con la autonomía universitaria, es el hecho de que dicha política está dirigida a debilitar a los actores centrales de la autonomía, como son los estudiantes y los profesores universitarios.

En los hechos, el gobierno de la universidad en la actualidad es una expresión de lo que ocurre en la política nacional: grupos de poder que contralan y disputan espacios como cotos privados en deterioro del bien común. En ese sentido, habría que recordar que la universidad fue reprimida de una manera brutal en los años del terror estatal, entre otras cosas, por el hecho de que su autonomía, con sus contradicciones y límites, constituía una forma de gobierno sin duda superior a cualquier instancia nacional de gobierno desde el derrocamiento de Arbenz. En consecuencia, una forma de gobierno que no podía ser tolerada por la política contrainsurgente. La verdadera crisis de la USAC, la más profunda, viene entonces de lejos, en relación directa con el deterioro de la autonomía en el marco sucesivo de gobiernos contrainsurgentes y gobiernos neoliberales con fachadas democráticas.

La rebelión estudiantil, sin duda es una respuesta a esa crisis. Más allá de los detalles, de las reivindicaciones puntuales que atañen a demandas inmediatas, de las contradicciones y desacuerdos que siempre existen en todo movimiento social, los estudiantes han tomado las instalaciones universitarias para hacer algo que se les ha negado y que es parte de la autonomía: transformar el campus universitario en espacio de discusión crítica. Esto es, en otras palabras, tomar pacíficamente el espacio (una forma de ejercer poder desde abajo) para abrir el espacio. Su objetivo no puede ser el de posicionarse dogmáticamente en las instalaciones universitarias sino conquistar algo que es esencial en el diálogo: la dignidad, o el reconocimiento real de sus derechos en tanto actores de la autonomía universitaria. Este hecho es parte de una lucha que, como tal, presupone acciones de enfrentamiento. En ese sentido, lo que hay que evaluar no es tanto el elemento inmediatamente pragmático de la misma, traducido en acuerdos o rupturas, aunque esto sea importante, sino la orientación de la acción y el campo político que abre al interior de la universidad.

Se puede decir, en esa dirección, que el acto de tomar las instalaciones ya expresa un cambio fundamental en la relación de fuerzas dentro de la universidad. El surgimiento de un grupo de estudiantes que puede iniciar un proceso de lucha como el que se vive habla de un cambio profundo en el estudiantado; cambio que, según las evidencias, parte de una sensibilidad surgida del hartazgo frente al deterioro de la vida universitaria, y que cuenta entre de sus principales atributos la razón que da la lucha por la dignidad de ser estudiante universitario.

Pero no hay que pensar que la dignidad colectiva es una razón ingenua. La dignidad tiene un horizonte de carácter ético-moral; en este caso, el horizonte es el de la autonomía universitaria, un tipo de autonomía que es necesario conquistar, pero que de ninguna manera está garantizada por el movimiento estudiantil. Por esa razón, la autonomía por conquistar es una lucha que nos involucra a todos los que queremos un cambio en la universidad y en el país. Por eso es importante que el movimiento estudiantil no esté solo, hacer esfuerzos para potenciarlo, incluso para que éste no se vaya por el “lado malo”.

La política de los estudiantes tiene ese rasgo, el de la crítica al estado de cosas existente en la universidad. Por el contrario, la élite gobernante de la institución, que, por lo visto, ya no es más un grupo dirigente del conglomerado universitario, tiene un horizonte diferente. Sus expectativas son las de consolidar posiciones de poder que nada tienen que ver con las de la autonomía universitaria, entendida ésta en un sentido fuerte, el cual implica el horizonte y la prácticas críticas a un orden manifiestamente injusto. Más bien, el horizonte es parte del sistema de poder imperante. Por eso, el recurso a la violencia. ¿Cuál es la razón profunda, de naturaleza no instrumental, que pueden esgrimir en un diálogo abierto? Me temo que les alcanza para muy poco.

Los actores políticos institucionales deben de estar muy preocupados por la desobediencia estudiantil, porque la USAC es un espejo donde el resto del país puede verse reflejado. Un país destrozado por las políticas neoliberales, la corrupción, el narcotráfico, y una élite cuya política es la de hacer negocios (“sacarle el jugo”) a toda esa catástrofe, no puede menos que generar tarde o temprano un golpe de dignidad popular, como se está produciendo en las luchas de las comunidades contra los megaproyectos y, en estos momentos, en la Universidad de San Carlos.

Leer Más......

jueves, 23 de septiembre de 2010

México100 años de la UNAM: privilegiados, productora de científicos, políticos burgueses y de luchas sociales

Pedro Echeverría V. | Para Kaos en la Red

1. La Universidad Nacional de México, desde 1929/33 autónoma, fue fundada en 1910 cuando aún gobernaba Porfirio Díaz, un mes antes que estallara la Revolución. Si hoy la los alumnos de la Universidad, con más de 350 mil, pertenece a ese sólo cuatro por ciento de jóvenes que llega a la educación superior, había que imaginarse cuantos alumnos tuvo hace un siglo que fue fundada, cuando el país tenía menos del 10 por ciento del actual número de habitantes. Es sin duda una universidad de masas porque además de esa enorme cantidad de estudiantes tiene a unos 30 mil académicos y un número parecido de empleados administrativos y manuales. Hasta mediados de los 50 funcionó en el centro histórico de la ciudad de México en diferentes bellos edificios coloniales, pero desde entonces pasó a ocupar un gigantesco y lindo espacio arbolado conocido como Ciudad Universitaria (CU), a unos 20 kilómetros del centro.

2. Para la vida política y cultural de México la UNAM -como la más importante institución educativa de nivel superior del país- es un punto clave; lo que en ella sucede repercute en la República, por ello es “Nacional”. Además de estar muy atento de sus movimientos de lucha estudiantil y magisterial, así como de sus eventos académicos, me informo de manera permanente por los medios y muchos amigos, de lo que sucede en ese centro de estudios; además tuve la oportunidad de estar a su servicio como profesor durante 12 años, incluso de ser uno de los 20 directivos fundadores de su sindicato de académicos, del SPAUNAM, de 1975 a 1977. Me tocó observar la caída de Rectoría de Chávez, participar en el movimiento estudiantil de 1968, presenciar la renuncia obligada de González Casanova a Rectoría, observar de lejitos las luchas estudiantiles de 1986 y 1999 y escribir sobre cada una de ellas.

3. La UNAM, además de aportar profesionistas y grandes ideas en el país es, al mismo tiempo, una dependencia de él. En los sesenta y setenta reflejó al país agitado y movilizado; en los ochenta y noventa vivió una especie de calma, pero las gestiones que buscaban implantar abiertamente la privatización de la UNAM, tanto del rector Carpizo Mc Gregor en 1986, así como de la Rectoría de Barnés de Castro en 1999, provocaron poderosas huelgas y movilizaciones. Sin embargo, a pesar de la intensa campaña de la derecha panista y de los medios de información porque la UNAM es “un nido de comunistas y agitadores”, esta institución es seguramente una de las 20 mejores universidades del mundo por la enorme cantidad de estudiantes que alberga. En cuánto a la calidad de la educación suele ser un criterio subjetivo que se confunde con títulos, concursos, exámenes, competencias y fuertes intereses.

4. Un miembro privilegiado de la Junta de Gobierno de la UNAM, en una discusión me argumentaba que “la única forma de medir la calidad de una Facultad o una Universidad es por la cantidad de doctores que ha producido”. La realidad es que me pareció una tontería porque los títulos generalmente “salen del horno como los panes” y la mayoría de las veces sirven para un carajo; sólo le pregunté que en donde quedaban las investigaciones, los libros publicados, las ponencias en foros, el prestigio de sus intelectuales, el servicio a la comunidad, su influencia y penetración en la sociedad y todo aquellos conocimientos que se pueden demostrar de manera pública en la práctica diaria. Pero lo importante es que allí están miles de estudiantes universitarios de Política, Filosofía, Economía, Antropología, de Historia, de ciencias sociales, que de cuando en cuando realizan poderosas manifestaciones, protestas y huelgas para evitar la privatización.

5. Desde los años setenta, es decir, hace 40 años, en la UNAM ha habido “reprobados” por los exámenes de admisión. En aquellos años profesores y estudiantes salíamos a protestas a la calle y los pasillos universitarios para que se admitieran a los llamados “rechazados” por falta de presupuesto, edificios y profesores; fue incluso el origen de las llamadas “Prepas Populares” que tanto ayudaron en el movimiento estudiantil del año 1968. Desde hace 20 años la situación de los “rechazados” se ha hecho más grave porque de cada 100 alumnos que presentan pruebas de admisión sólo se aceptan a 10 en la UNAM, pero también sucede lo mismo en las universidades de los estados. Este bárbaro rechazo ha hecho crecer las matrículas de las escuelas privadas cuyos dueños se han hecho millonarios. La verdadera realidad es que ha sido el mejor camino del Estado para la privatización: no aumentar el presupuesto publico y hacer crecer al sector privado.

6. A pesar de sólo llegan a la UNAM cuatro privilegiados de cada 100 que ingresan al nivel de primaria, la historia de vida de esa institución es de las dos o tres más importantes del continente. Los últimos dos rectores: De la Fuente y Narro Robles –por sus declaraciones político/educativas- han sido críticas y han ayudado a aclarar falsificaciones de funcionarios de gobierno. Si bien todos los rectores de la UNAM han sido impuestos por la Junta de Gobierno con acuerdos con altos miembros de los gobiernos de la República, y la mayoría se ha sometido dócilmente a la derecha, algunos como González Casanova, lograron márgenes interesantes de independencia. De todas maneras las autoridades universitarias parecen buenas y democráticas cuando no hay movimiento estudiantil, pero cuándo éste irrumpe, todas esas autoridades se quitan la máscara y se tornan autoritarias, despóticas y represivas.

7. Las otras universidades registradas en los otros 31 estados del país, tienen muy escasa presencia y muchas veces son “superadas” por universidades privadas o institutos tecnológicos de carácter privado donde los empresarios y políticos millonarios envían a sus hijitos. Sin embargo es en las universidades públicas como la UNAM, la UAM, el IPN, donde se realizan casi todas las investigaciones que se realizan en el país. De manera desafortunada la investigación en las universidades públicas está siendo penetrada por empresas yanquis, por fundaciones privadas gringas, que ofrecen a los académicos viajes, computadoras, viáticos y contratos que la universidad pública no puede ofrecer. No sólo se han creado miles de instituciones privadas sino que hasta la misma universidad pública –la misma UNAM que festeja sus 100 años- se ha venido privatizando, de manera acelerada, desde hace 25 años.

http://pedroecheverriav.wordpres.com

Leer Más......

Chile: La jota convoca a la marcha por la Diversidad Sexual



Leer Más......

domingo, 19 de septiembre de 2010

A nueve años del 11-S, ¿es el mundo un lugar más seguro?

Alan Woods Corriente Marxista Internacional

Hace nueve años, el mundo entero miraba horrorizado cómo las Torres Gemelas se derrumbaron en una nube de polvo y escombros. Las ondas expansivas de ese acontecimiento siguen agitando el mundo. En las primeras 24 horas, el efecto fue de dejar atónita a la opinión pública de los EE UU. Para un país que nunca experimentó los horrores de los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial, lo inesperado del ataque fue aterrador hasta el extremo.

De la noche a la mañana, el ataque destruyó el mito de la invulnerabilidad de los Estados Unidos. Había una sensación de pánico. Nadie sabía qué esperar a continuación. El propio gobierno parecía estar conmocionado en un estado de impotencia apática. George W Bush, el hombre más poderoso del mundo, cuando se enteró de la noticia mientras leía un cuento a los niños en una guardería, dio la impresión de total incomprensión y de parálisis de la voluntad. En lugar de regresar a Washington para asumir la dirección, pasó las siguientes horas circulando sin rumbo en la seguridad del avión presidencial.

En medio de toda esta histeria, la gente olvidó convenientemente el sorprendente fracaso del servicio de inteligencia para predecir el ataque del 11-S. A pesar de las enormes sumas de dinero público y la gran cantidad de tecnología avanzada a su disposición, la CIA y otras agencias proporcionaron sólo advertencias vagas que no servían en absoluto para detectar y prevenir el ataque.

En el artículo que escribí el 11 de septiembre de 2001, sólo un par de horas después del ataque, consideré la hipótesis de que los servicios de inteligencia debían de saber que algo se estaba preparando, pero no hicieron nada para pararlo. Más tarde, al conocer la magnitud del desastre, parecía menos probable que la clase gobernante de Estados Unidos a sabiendas hubiera causado tal desastre en su propio país.

Posteriormente, toda una industria de la teoría de la conspiración se ha desarrollado en torno a esta cuestión. Como marxista, no soy amigo de teorías conspirativas que tratan de explicar la historia en términos de los planes de individuos y grupos malignos o beneficiosos. En general, estas "explicaciones", que son siempre de un carácter idealista, si no totalmente místico, no explican nada en absoluto.

Sin embargo, hasta el día de hoy muchas preguntas siguen sin respuesta. Es un hecho establecido que la inteligencia estadounidense no le prestó atención alguna a la amenaza desde Arabia Saudita, un país con el que el Estado norteamericano y, especialmente, la industria del petróleo (incluida la familia de Bush) tienen vínculos muy estrechos. Mucha gente ha llamado la atención al hecho de que inmediatamente después del ataque, a miembros de la familia Bin Laden se les permitió salir del país sin ser interrogados por la policía.

¿Quién se beneficia?

Es imposible saber lo que pasa en el oscuro mundo de espionaje y contraespionaje. Pero se sabe que los servicios de inteligencia de EE UU han tenido estrechos vínculos con el régimen saudita desde hace mucho tiempo, y también con Bin Laden. Es casi impensable que nadie supiera nada sobre un plan terrorista de dimensiones tan vastas. La explicación más probable es que la inteligencia de EE UU sabía que se planeaba algún tipo de acto terrorista, pero no necesariamente eran conscientes de su magnitud. Un acto terrorista en una escala más pequeña hubiera sido muy conveniente, así que no se tomó ninguna medida. Pero los resultados probablemente fueron mucho más allá de sus cálculos.

En la confusión reinante, nadie quiso recordar el hecho vergonzoso de que la propia red Al Qaeda fue creada por la CIA para luchar contra el ejército soviético en Afganistán, o que Bin Laden, el hijo de un millonario saudita, trabajó para la inteligencia pakistaní y estadounidense durante la ocupación soviética de Afganistán. Bin Laden había aprendido todos sus trucos de la CIA y sabía muy bien cómo lanzar ataques sin aviso previo al objetivo previsto. La única razón por la que ha escapado a su detención en todos estos años es porque sigue protegido por el ISI, la inteligencia militar de Pakistán, que está trabajando como un Estado dentro del Estado de ese país.

¿Es concebible que hubiera elementos en la Administración que, a sabiendas, hubieran aceptado la destrucción de las Torres Gemelas con el fin de promover sus planes? No es más inconcebible que el hecho de que el Presidente FD Roosevelt permitiera adrede que la fuerza aérea japonesa bombardeara Pearl Harbor con el fin de conseguir que los Estados Unidos entraran en la Segunda Guerra Mundial, cuando la mayoría de la opinión pública de EE UU estaba en contra.

La primera pregunta que hay que hacer cuando se investiga un delito es: cui bono (¿quién se beneficia?). Los que más ganaron de los acontecimientos del 11-S fueron el complejo industrial-militar, el Pentágono, las grandes empresas como Halliburton, que tiene lucrativos contratos con el Estado y la industria armamentista, los círculos más agresivos, reaccionarios y de derecha del imperialismo estadounidense –el ala derechista republicana–, y George W Bush.

El efecto inmediato que tuvo fue alentar a los círculos más agresivos y reaccionarios de la clase dominante, personificada por George W Bush, a lanzar una violenta ofensiva a escala mundial. Después de 11-S, el Pentágono recibió inmediatamente 250.000 millones de dólares para construir 2.800 nuevos aviones de combate avanzados. Y esto no era más que un adelanto modesto de las grandes sumas que posteriormente fueron entregadas a los militares de EE UU. Se trata de sumas fabulosas que, si se invirtieran para fines productivos, podrían transformar la vida de los pueblos, no sólo de EE UU, sino del mundo.

En este contexto, resulta muy divertido leer las denuncias hipócritas formuladas por Bush y Blair contra Irak por su supuesta posesión de armas de destrucción masiva. De hecho, EE UU tiene actualmente, con mucha diferencia, el mayor arsenal de tales armas, incluidas 22.827 cabezas nucleares y, también, reservas desconocidas de armas químicas y bacteriológicas.

La opinión pública de los Estados Unidos, aturdida por los efectos del ataque, fue empujada tras la Administración de Bush y su maquinaria de guerra. Los derechos civiles se redujeron abruptamente bajo el pretexto de la legislación anti-terrorista. Hubo una inversión masiva en “seguridad interna”. Que todas estas cosas le vinieron bien a la camarilla reaccionaria que rodeaba a George W Bush es tan claro como la luz del día.

El "enemigo externo"

Aunque el colapso de la URSS fue motivo de gran regocijo en Occidente, para el Pentágono y el Complejo Militar Industrial resultó extremadamente inconveniente, ya que les privó de la excusa para justificar las colosales sumas gastadas por los EE UU en armamento. Necesitaban un sustituto de la "amenaza roja" y ahora lo encontraron en el "extremismo islámico".

George Bush hijo tenía que "hacer algo" que diera la apariencia de un liderazgo decisivo, aunque sólo fuera para eliminar de la conciencia pública las dolorosas imágenes de incompetencia, estupidez y cobardía que se transmitieron por la televisión de la nación. El Presidente decidió que era necesario declarar la guerra a alguien.

Comenzó con la invasión de Afganistán. Esto pareció ser un blanco fácil. Aquí la participación de las fuerzas de EE UU estaba casi totalmente limitada a los bombardeos aéreos de las posiciones de los talibanes. La lucha sobre el terreno la realizaba la Alianza del Norte, en calidad de agentes locales del imperialismo estadounidense. Frente a esta embestida, los talibanes retiraron sus fuerzas de las ciudades, sólo para reagruparse en las zonas rurales de la región Pushtoon de donde nunca han sido desalojados, y desde donde han organizado una guerra de guerrillas altamente efectiva desde entonces.

El ataque del 11-S fue lanzado por ciudadanos sauditas y organizado por Al Qaeda, que era dirigida por un ciudadano de Arabia Saudita y financiada con dinero saudí con el respaldo de la secta wahabí basada en ese país. Pero estos hechos no impidieron que el Presidente de los EE UU lanzase un ataque contra Irak, que no tenía nada que ver ni con el 11-S o Al Qaeda. Sin embargo, desde el principio, el verdadero objetivo en la mira de Bush era el abundante petróleo de Irak.

El gobierno de Bush había estado planeando un ataque contra Irak durante algún tiempo. Simplemente se escudaron en el ataque del 11-S para justificar la puesta en marcha de dichos planes. En su discurso del estado de la nación, Bush habló de un "eje del mal" y nombró a Irak, Irán y Corea del Norte. "Los EE UU", dijo, "no permitirán, que los regímenes más peligrosos del mundo nos amenacen con las armas más destructivas del mundo".

Con el fin de justificar lo que fue un acto descarado de agresión, se acusó a Irak de tener armas de destrucción masiva. No tenía ninguna. Después del 11-S Bush y Rumsfeld, con la complicidad de Tony Blair, jugaron con los temores y la paranoia producidos por el ataque para insinuar que Al Qaeda estaba planeando usar armas nucleares y / o armas químicas y bacteriológicas contra Estados Unidos. La evidencia de estas afirmaciones era mínima, pero fomentaron deliberadamente un ambiente de histeria basado en el conocido principio del "enemigo externo".

Sobre la base de esta débil excusa, los EE UU y sus aliados han enviado sus fuerzas para invadir los territorios de otros países, no sólo Irak y Afganistán, sino operaciones más pequeñas en Somalia y otros lugares. Han llevado a cabo una campaña mundial encubierta contra Al Qaeda y otros grupos yihadistas radicales. La excusa para estas acciones ha sido la existencia de una supuesta amenaza islámica a los Estados Unidos.

"Cañones antes que mantequilla"

El 11 de septiembre suministró a Bush y los círculos más reaccionarios de Washington la excusa perfecta para poner en marcha un amplio programa de gastos armamentistas, aunque en realidad este programa ya estaba decidido de antemano. El gasto en armamento estadounidense experimentó el mayor aumento en 20 años. Washington ha destinado enormes cantidades de dinero para proyectos tales como vehículos aéreos no tripulados (UAV), guerra cibernética, y todas las armas imaginables de destrucción masiva.

En términos de los arsenales de armas nucleares, el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI, Stockholm International Peace Research Institute), estima que alrededor de 8.100 cabezas nucleares están en funcionamiento en los EE UU, Rusia, China, Gran Bretaña, Francia, India, Pakistán e Israel. Aunque esta cifra sea 300 menos que hace un año, unas 2.000 estaban todavía "en alerta roja", o listas para ser lanzadas en cuestión de minutos, dijo. Los EE UU estaba a la cabeza de la lista de los 10 compradores de armas más grandes del mundo en 2009, gastando 661.000 millones de dólares en equipo militar.

Al presidente Obama le gusta dar lecciones al mundo sobre la importancia de la paz y el desarme –para todo el mundo excepto los EE UU, claro está–. Si examinamos las cifras, vemos que el gasto global ha aumentado en casi un 50% durante la última década, según un reciente informe de SIPRI. Del aumento total, más de la mitad correspondía a los EE UU.

Los imperialistas están siguiendo a la letra la receta infame de Göring: "Los cañones nos harán grandes. La mantequilla sólo nos hará engordar". En todo el mundo, los gobiernos están advirtiendo a los ciudadanos de que tendrán que reducir los servicios públicos, pero la doctrina de austeridad no tiene ningún efecto sobre los presupuestos militares. En el año 2009 se gastaron en armas 1,5 billones de dólares, un incremento anual en términos reales del 5,9%, según este informe. Estas cifras indican cuál es el futuro para la humanidad bajo el capitalismo.

Los EE UU, con sólo el 4 por ciento de la población mundial, posee más de una cuarta parte de la riqueza del mundo. Representa el 37 por ciento del gasto militar mundial y el 40 por ciento de la producción mundial de armas –incluyendo las armas de destrucción masiva más modernas y tecnológicamente avanzadas. Ninguna otra potencia, ni por asomo, se acerca a este poder militar. EE UU gasta más que nadie en armas, pero ahora China se ha colocado en segundo lugar con un gasto estimado de 100.000 millones de dólares; luego, a cierta distancia, siguen Francia ($ 63.900 millones), Gran Bretaña ($ 58.300 millones), Rusia (aproximadamente $ 53.300 millones) y Japón ($ 51.800 millones).

Sin embargo, el aumento más rápido en gastos de armas se produjo en Asia. China registró el mayor incremento en gasto militar, seguida por la India. Los chinos han desarrollado las armas más modernas y sofisticadas, incluyendo el lanzamiento de satélites, que tienen un significado claramente militar. El reciente enfrentamiento entre Corea del Norte y Corea del Sur por el hundimiento de un buque de Corea del Sur y las constantes tensiones entre China y Taiwán subrayan el peligro de futuros conflictos en una de las áreas clave de la economía mundial.

El imperialismo británico, ahora una sombra de sí mismo, se ve obligado a reducir su arsenal más en consonancia con el tamaño de su billetera. Se espera que la coalición conservadora-liberal recorte el número de aviones de combate F35 reclamados por la Armada para sus portaaviones. Pero no ha cancelado el programa de submarinos nucleares Trident, que además de ser enormemente costoso, es totalmente inútil. Después de todo, ¡los estadounidenses podrían objetar!

El balance de la "guerra contra el terror"

En teoría, los Estados Unidos (y sus aliados) llevan ya nueve años en una "guerra contra el terror". En realidad, sin embargo, de guerra no tenía nada. Desde el principio, los medios militares empleados estaban fuera de toda proporción con la amenaza real. La verdad es que la amenaza planteada por Al Qaeda ha sido grotescamente exagerada. Esa organización no tenía los recursos para montar otras operaciones con las dimensiones del 11-S. Ni siquiera han intentado lanzar algo remotamente similar, a pesar de toda la propaganda ruidosa en ambos lados.

Se planteó como misión principal la de derrotar a Al Qaeda, junto con la captura de su líder Osama Bin Laden. Pero dicho objetivo no superaba el alcance de una mera operación policial. Estos objetivos no pueden lograrse mediante el envío de grandes ejércitos al otro extremo del mundo. Los ejércitos son para luchar contra otros ejércitos. Y Al Qaeda no es un ejército.

El verdadero significado de las acciones de los EE UU en relación a Irak fue que, al hacerlo, Norteamérica reclamaba el derecho de intervenir militarmente en cualquier lugar de su elección, para interferir en los asuntos internos de cualquier Estado y derrocar a cualquier gobierno que no sea de su agrado. Bush estaba diciendo, en efecto: "¡Hagan lo que decimos o los bombardearemos!" "¡Hagan lo que queremos, o los invadiremos!" La llamada Doctrina Bush destrozó todo el sistema de relaciones mundiales y la diplomacia que han estado en vigor desde el Tratado de Westfalia en el siglo XVII.

La expresión concreta de la Doctrina Bush fue la invasión de Irak y Afganistán. Pero en lugar de ser una manifestación triunfante del poder del imperialismo de EE UU, estas guerras han puesto en evidencia sus limitaciones. Después del 11-S, la atención de Estados Unidos fue absorbida por una sola región, el área comprendida entre el Mediterráneo y el Hindu Kush. Jugó con las aspiraciones de los grupos étnicos y religiosos, especialmente en Irak y Afganistán, con resultados desastrosos en ambos casos. El imperialismo ha utilizado siempre la cuestión nacional para sus propios fines, usando cínicamente a las naciones pequeñas como monedas de cambio.

En consecuencia, ahora mismo la potencia militar de EE UU ha sido llevada seriamente a sus límites. En 2008, Rusia entró en guerra con Georgia, país aliado de EEUU. Pero Estados Unidos no disponía de las fuerzas para llevar a cabo ningún tipo de intervención. Casi a diario surgen nuevas guerras y conflictos en el mundo, como vemos en Somalia. ¡No pueden hacer frente a todos ellos!

Washington no ha logrado ninguno de sus objetivos declarados en la "guerra contra el terror". Bin Laden no ha sido capturado. La amenaza del terrorismo es mayor de lo que era antes. La invasión de Irak fue una aventura fallida que ya ha finalizado, tal como predijimos, en una humillante retirada del ejército de EE UU. Aparte de miles de soldados de EE UU muertos y heridos, la guerra estaba costando a los EE UU 2.000 millones de dólares cada semana.

Es cierto que tuvieron éxito en la eliminación de Saddam Hussein. Pero esto ha causado más problemas de los que ha resuelto. Irak se encuentra en un caos sangriento. Antes de la invasión, Al Qaeda no tenía bases en Irak. Ahora le sobran. Lo único que han logrado es aumentar la inestabilidad en todo Oriente Medio. En cualquier momento pueden estallar nuevos conflictos y guerras, poniendo en peligro la estabilidad de los regímenes árabes inestables de Egipto, Jordania, Marruecos y Arabia Saudita.

A pesar de los intentos cada vez más desesperados de Obama para alcanzar un acuerdo, la cuestión palestina no se ha resuelto. Sigue siendo una herida abierta. El reciente incidente de las tropas israelíes atacando un buque en aguas internacionales y matando a gente desarmada es un recordatorio gráfico de esto. Este es un escenario de pesadilla para Washington, que está intentando, sin éxito, presionar a los israelíes para que hagan concesiones al ala de derecha de la dirección palestina (Mahmud Abbas).

La única justificación para la guerra en Afganistán es que Al Qaeda lanzó sus ataques sobre los Estados Unidos desde allí. Pero ese ya no es el caso, porque Al Qaeda puede lanzar ataques desde el Yemen, Somalia u otros países. De hecho, no está claro si Al Qaeda ya es capaz de lanzar ataques. En cualquier caso, la guerra en Afganistán ya no tiene razón de ser. El general David Petraeus fue enviado a Afganistán con el objetivo de ganar la guerra. Pero la pregunta ya no es si los Estados Unidos puede ganar o no. Nadie sabe lo que significa "ganar" en esta guerra.

A pesar de haber derrocado a los talibanes e invadido el país, nada se ha resuelto. Hasta la fecha no han logrado ni uno solo de sus objetivos declarados. No han matado o capturado al Mullah Omar. No han destruido a la red de Al Qaeda, que se dedica a lanzar constantemente nuevos ataques terroristas (Bali, Mombasa, Kenya, Somalia...).

La situación de Afganistán es aún peor que antes de la invasión estadounidense. Hay un gobierno títere débil en Kabul, que depende por completo del ejército de EE UU y no duraría ni 24 horas sin él. Los norteamericanos no controlan el resto del país, que está en un estado de caos indescriptible. No pueden retirarse de Afganistán sin provocar un colapso inmediato.

Tarde o temprano, sin embargo, tendrán que salir de Afganistán dejando atrás un lío aún más grande que Irak. Lejos de estabilizar la situación en la región, la han desestabilizado por completo. El desorden se está extendiendo desde Afganistán a Pakistán, que ahora se encuentra en un estado de caos. El infierno afgano, a su vez, ha exacerbado las tensiones entre India y Pakistán, que, recordemos, son dos potencias nucleares.

EE UU enmascaró hipócritamente su estrategia de eliminar a sus enemigos reales o potenciales con el lenguaje de la "democracia" y los "derechos humanos". En realidad, la política militar agresiva de los EE UU se ha visto acompañada de ataques sistemáticos contra los derechos democráticos. Gore Vidal, el escritor norteamericano vivo más importante, ha dicho que las medidas adoptadas por Bush para limitar la Declaración de Derechos constituyen la destrucción de la Constitución republicana. La Bahía de Guantánamo ha entrado en el léxico de la infamia internacional como sinónimo de la violación sistemática y brutal de los derechos humanos.

La llamada guerra contra el terrorismo ha llevado a un fortalecimiento del aparato policíaco-militar y a un debilitamiento de los derechos democráticos, no sólo en los EE UU, sino en muchos otros países. Ha proporcionado la excusa para un asalto a la democracia en todas partes. Personas civilizadas, que normalmente exigirían el respeto de los derechos democráticos, han sido persuadidos para tolerar aberraciones como el secuestro, la tortura, los asesinatos, los bombardeos de objetivos civiles y la sistemática violación de la soberanía nacional: todo sobre la base de una llamada guerra global contra el terrorismo.

La verdad es que en los últimos nueve años la mayoría de los actos terroristas han sido perpetrados por el imperialismo contra gente que nada tienen que ver con el terrorismo. La llamada guerra contra el terror ha actuado como el sargento de reclutamiento más eficaz para el terrorismo. Toda una generación de jóvenes de los países islámicos ha sido empujada en la dirección de Al Qaeda y otras organizaciones yihadistas, no sólo en Pakistán, sino en Gran Bretaña y los propios EE UU. En los nueve años transcurridos desde el 11-S, el mundo, lejos de ser un lugar más pacífico y seguro, nunca ha sido más inseguro, inestable y peligroso.

¡El socialismo es la única salida!

Alguna gente ingenua lamenta la conducta de EE UU, sobre la base de que es ilegal e inmoral. Pero, ¿desde cuándo las relaciones entre los Estados se rigen por las preocupaciones legales y éticas? Solón de Atenas hace mucho contestó a estas argumentos, cuando dijo: "La ley es como una tela de araña: los pequeños quedan atrapados en ella y los grandes la hacen pedazos."

Pacifistas sentimentales lloran y se lamentan de los horrores de la guerra y la violencia. "¡Qué terrible es este mundo en que vivimos!" Sí, es un mundo terrible, pero los horrores de la guerra y la violencia no van a desaparecer debido a las quejas de los pacifistas. La guerra es un producto de las contradicciones del sistema capitalista, y los horrores que vemos todos los días en nuestras pantallas de televisión son sólo los síntomas externos de una enfermedad.

A fin de eliminar los síntomas, primero es necesario realizar un correcto diagnóstico de la enfermedad. Los síntomas que vemos son bien conocidos por los estudiantes de la historia. Se repiten con regularidad en los períodos en que un sistema socio-económico ha dejado de ser útil y se convierte en un obstáculo para el progreso humano. Vemos síntomas muy similares en el período de la decadencia y caída del Imperio Romano, y también en el período de la decadencia del feudalismo.

Para mucha gente que vive en esos períodos las calamidades que aparecen por todos lados anuncian el fin del mundo. No es una casualidad que el cristianismo primitivo, cuyo ascenso coincidió con el declive final de la sociedad esclavista romana, se basaba en la idea de que el fin del mundo estaba cerca. Pero lo previsto en el Libro de las Revelaciones no era el fin del mundo, sino sólo el fin de la sociedad esclavista, que finalmente se derrumbó bajo el peso de sus propias contradicciones. Los bárbaros simplemente le dieron un empujón final y el edifico podrido y decadente se derrumbó.

Los horrores producidos por la crisis terminal del capitalismo serán aún mayores que los experimentados por la sociedad romana en los últimos tres siglos de su existencia. La bancarrota del capitalismo se expresa, no metafóricamente, sino literalmente, en las colosales e insolubles deudas públicas de los EE UU y todas las demás naciones. En su período de senilidad, el capitalismo se ha vuelto completamente parasitario. El sistema financiero inflado e improductivo está chupando la sangre vital de la economía productiva, provocando una hemorragia de su fuerza vital, pero las sanguijuelas no están satisfechas.

Con el fin de pagar las deudas de los bancos, la sociedad en su conjunto está llamada a hacer sacrificios. A los que crean la riqueza de la sociedad, se les informa que deben sacrificar todo lo que han logrado durante los últimos 50 años. Es decir, deben sacrificar los elementos de la existencia semi-civilizada que poseen. Pero el sacrificio es desigual. Nadie pide a los banqueros que se sacrifiquen. Y si bien la escasez de dinero los obliga a hacer alguna reducción en el gasto armamentista, se mantiene como una colosal fuga de la riqueza de las naciones.

En un momento en que a la clase obrera se le dice que no hay más dinero para escuelas, hospitales y jubilaciones, también se nos dice que hacen falta inmensas sumas para fabricar bombas, tanques, satélites y aviones de guerra. Pero está claro que una cosa excluye a la otra. La clase obrera debe oponerse al despilfarro de los gastos armamentistas, contraponiéndolo a un programa de obras públicas útiles: no más armas y tanques, sino más hospitales, viviendas, escuelas y guarderías que es lo que necesitamos.

El enorme potencial que existe a escala mundial está siendo frenado por los estrechos límites de la propiedad privada de los medios de producción y el Estado nacional. Una economía socialista planificada eliminaría este tipo de derroche atroz y sentaría las bases para un rápido desarrollo de las fuerzas productivas y un aumento sin precedentes del nivel de vida. En lugar de discutir cómo recortar las jubilaciones y los salarios, estaríamos en condiciones de implantar un programa de reformas sociales que pondrían todos los logros del pasado en la sombra.

La lucha por el socialismo mundial y una federación socialista mundial es la lucha por un mundo sin guerras. Estamos a favor de un mundo sin fronteras ni barreras arancelarias, un mundo sin pasaportes ni visados. Estamos luchando por un mundo en el que las barbaridades de la guerra y el terrorismo no serán más que un mal sueño del pasado, un mundo en el que el colosal potencial productivo del planeta se realizará mediante un plan armónico de producción socialista a escala internacional.

¿Parece esto difícil? Pero, ¿no es mucho más difícil aceptar la situación actual de desempleo, recortes, guerras, hambre masiva y todos los demás horrores que el capitalismo ha preparado para los pueblos del mundo? La lucha por el socialismo mundial no es una utopía, sino la única salida realista del callejón sin salida en que el capitalismo senil ha sumido a la raza humana. La humanidad necesita una nueva perspectiva. La perspectiva de un nuevo orden mundial socialista es la única perspectiva por la que vale la pena luchar en la primera década del siglo XXI.

Fuente: http://www.corrientemarxista.org/internacional/internacional/232-a-nueve-anos-del-11-s-ies-el-mundo-un-lugar-mas-seguro.html

Leer Más......

El Rock en la identidad colectiva


Cristian Vitale Página 12

Enganchado al “Escenario Jazz”, ahora llega el “Escenario Blues” al espacio creado por las Madres de Plaza de Mayo. El EcuNHi también programa el ciclo “Pueden venir cuantos quieran”, que cruza el rock con la literatura.

Agite primaveral en el EcuNHi. Cuando esta tarde de sábado dos históricos del rock argentino (Emilio del Guercio y Javier Martínez) suban a escena para contar algunos detalles del origen y desarrollo del género visto desde las pampas, el Espacio Cultural Nuestros Hijos estará dando un paso más hacia la resignificación de una identidad colectiva que aún, pese a los embates de una visión de superficie que se pretende monolítica –la industria del entretenimiento, si se quiere–, permanece enganchada al imaginario. El intento se llama “Pueden venir cuantos quieran” y trata de un cruce entre literatura y rock, organizado por el escritor Juan Diego Incardona, que ya lleva un año en el ruedo. Esta vez –hoy a las 18, en Avenida del Libertador 8465– las palabras del ex Almendra y el ex Manal fluirán mediadas por la intervención de Fabián Casas y Horacio Fiebelkorn, los poetas invitados, y la proyección de la película Ocio, de Alejandro Lingenti y Juan Villegas. “Se trata de unas charlas relajadas de las que alguna vez yo fui parte, sobre las letras de nuestro rock que, cómo dudarlo, han dejado una poesía valiosa en la cultura popular argentina”, dice otro ex Almendra –Rodolfo García–, esta vez en el rol de presentador y parte del Area de Música del Espacio (junto a María de los Angeles Ledesma) que dirige Teresa Parodi.

El ciclo, que continúa el 9 de octubre con el cruce entre Ciro Fogliatta, Claudia Puyó, Mariana Enriquez y Marina Mariasch, es apenas una más entre las múltiples actividades que el Espacio propone para esta etapa del año. Impulsado por el mismo García, y enganchado al “Escenario Jazz”, que ha dejado como estela la visibilización de algunas bandas “ocultas” del género como Saturno, Sudamérica, M3nos, Ommo 6 o el octeto vocal So What?, que, junto al Ensamble Ficus, cerró el jueves la última fecha dedicada al género, empezará a activar el “Escenario Blues”, un ciclo de música destinado a solistas y bandas no profesionales. “La idea es ofrecer un espacio, un escenario con luces y sonido a bandas amateur que carecen de lugares donde mostrarse”, cuenta el ideólogo, también encargado de seleccionar el material de las bandas.

La primavera blusera en el EcuNHi tendrá como fecha de arranque el primer jueves de octubre, y la previa inaugural –tal como sucedió con el recital de Ligia Piro en el ciclo de jazz– será el viernes 1º de octubre, con las presentaciones de “Alambre” González, Héctor Starc, Claudia Puyó, “Bocón” Frascino, Gady Pampillón y Juan Rodríguez, entre otros. “Es algo que vamos a hacer con los diferentes géneros populares. La experiencia con el jazz nos dio un buen impulso porque, además de descubrir unas bandas muy buenas, le dimos espacio a un género que, tal vez, tiene tanta o más dificultad que el rock para mostrarse, por la sencilla razón de que hay menos lugares que lo reciban. Además, la satisfacción artística, ¿no? En el caso del jazz, aparecieron desde grupos que recrean standards hasta otros que componen sus propios temas, algo que hace unos años no existía”, sostiene García.

“Pueden venir cuantos quieran” y “Escenario Blues” van, a su vez y de alguna manera, acoplados a una multiplicidad de actividades que el espacio recuperado por la Fundación Madres de Plaza de Mayo en una parte de la ex ESMA ofrece en otras ramas del arte y la cultura. El jueves próximo a las 19, por caso, con el Ciclo Cine Arte en el EcuNHi como marco, se proyectará la primera parte de No direction home: Bob Dylan, la historia del viaje del viejo Bob entre Minessota y el Greenwich Village retratada por Martin Scorsese y dos horas después, como parte del ciclo de cine documental “Bicentenario latinoamericano”, se podrá ver Tekoa Aeandú, el largo de María Cabrejas y Fernando Nogueira, con el eje puesto en los pueblos originarios. El sábado 25, otra vez en el planeta música, habrá un homenaje al baterista Norberto Minichilo, propuesto por el mismo García, a cuatro años de su muerte. “Vamos a recordar su imagen y su voz a través de documentales poco conocidos y también disfrutaremos de la música que siempre lo acompañó, recreada por sus compañeros de ruta, colegas y amigos, un tributo más que merecido para el querido Momo”, dice García, que comenzó a trabajar con las Madres hace unos meses, tras unos 20 años de experiencia como productor y organizador de eventos en el Area Música del Ministerio de Cultura de la Ciudad. “La verdad es que renuncié el año pasado, porque sufrí una cosa de no valoración del trabajo por parte de la gestión Macri. Una cosa de ninguneo totalmente contraria a lo que pasa acá. Es un honor para mí trabajar con las Madres, por lo que significan ellas como faro en la lucha por los derechos humanos, algo que toca muy de cerca a mi generación. Estar trabajando codo a codo con ellas en esta tarea me da una satisfacción extra”, cierra el baterista de los pelos blancos y largos, desde su nuevo rol.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/espectaculos/3-19301-2010-09-18.html

Leer Más......

Guerras Virtuales

Pedro Granoni Rebelión

La guerra es un asunto de importancia vital para el Estado, porque el campo de batalla es el lugar de la vida o de la muerte, el camino que lleva a la supervivencia o a la destrucción…Por lo tanto, es imperativo estudiarla profundamente"1

“La violencia engendra violencia, como se sabe; pero también engendra ganancias para la industria de la violencia, que la vende como espectáculo y la convierte en objeto de consumo.”2


Introducción

La muerte danza en las pantallas y monitores entre lo virtual y lo real, su presencia acostumbra nuestra sensibilidad, podemos seguir cenando placidamente mientras vemos los cuerpos mutilados o las bombas que iluminan alguna noche arábiga. Suele pasar que cuando vemos algunas de las escasas imágenes de las guerras del presente en el terreno de batalla nos remiten a las de los videojuegos, los actores son los mismos, allí están los soldados estadounidenses, los abstractos y barbudos terroristas, los crípticos caracteres árabes escritos en las paredes. Esta asociación no es casual.

En este trabajo se busca lograr un acercamiento crítico al militarismo y a la visión del mundo que presentan los recientes videojuegos bélicos inspirados en las andanzas de los marines en Irak y Afganistán. Al criticar al militarismo y a la guerra estaremos realizando una crítica más amplia al sistema capitalista y a su lógica, la cual se basa en los dos conceptos antes mencionados.

Este no es un trabajo contra el mundo del videojuego, al cual he destinado noches enteras, sino un intento por relacionar el mundo virtual con el real, desde una perspectiva crítica, que nos aleje de una visión simplista y nos permita ver la complejidad de la cuestión, donde se dan una multiplicidad de lecturas y de concepciones de mundo. El ejército estadounidense, las organizaciones de la resistencia islámica y el fantasma del terrorismo, serán algunos de los actores que veremos en el transcurrir de esta historia.

Primera Parte: Videojuegos, militarismo y terrorismo

Terror y control social

Los videojuegos bélicos más jugados son los que reflejan la actual “guerra contra el terror”, declarada por Bush y continuada por Obama. Es una guerra pensada no para ser ganada, sino para ser disputada, como venganza por los atentados contra las Torres Gemelas y para satisfacer las necesidades energéticas, estratégicas y políticas de la nación estadounidense.

Varios intelectuales se opusieron a esta guerra, aquí destacaremos en particular la visión de dos de ellos, quienes realizaron una crítica exhaustiva, contra el discurso hegemónico del gobierno estadounidense, deslegitimándolo.

Edward Said, en Imperialismo y Cultura3 destacaba como a través de los medios se creaban fantasmas modernos, para atemorizar a la sociedad sostenía que “Los medios de comunicación no solo constituyen una red práctica plenamente integrada sino también un sistema de articulación muy eficiente para unir a todo el mundo.

Esta estructura global, que articula y produce la cultura, la economía y el poder político junto con sus coeficientes militares y demográficos, tiene una tendencia institucionalizada a generar imágenes transnacionales desproporcionadas…tomemos el caso del “terrorismo” y el “fundamentalismo”…se presentaban como figuras pavorosas carentes de contenidos diferenciales o definiciones, pero capaces de dar poder moral y aprobación a quienes las utilizaran y reprobación moral y carácter criminal a quienes designan…El miedo y el terror inducidos por las imponentes imágenes del “terrorismo” y el “fundamentalismo” (a los que podríamos calificar de figuras de diablos extranjeros creadas por una especie de imaginería internacional o transnacional) obliga al individuo a subordinarse a las normas dominantes del momento”4

El terrorismo será, una vez exorcizada la “amenaza comunista” el nuevo fantasma que recorrerá las calles. Este fantasma conjurado por los mandarines cumplirá un exitoso papel, legitimando las actuales guerras y las restricciones de las libertades civiles dentro de la nación estadounidense.

Chomsky destaca el rol que a ejercido el miedo en la historia de dicha nación, “Estados Unidos es un país asustado. Y las razones que lo explican, aunque francamente no las entiendo, se remontan muy atrás en la historia del país5…Probablemente tenga que ver con la conquista del continente, cuando hubo que exterminar a la población nativa, y con la esclavitud, cuando se tenía el control de una población que se consideraba peligrosa porque nunca sabías cuando podían echársete encima los esclavos. Y también puede que sea reflejo de la enorme seguridad que tenemos aquí. La seguridad de Estados Unidos no tiene parangón en el resto del mundo. Estados Unidos controla el hemisferio, controla los dos océanos y los dos lados de ambos océanos. La última vez que Estados Unidos se vio amenazado fue en la guerra de 1812. Desde entonces, se ha dedicado a conquistar a otros. De alguna manera, esto genera la sensación de que alguien puede venir por nosotros, y al final el país termina terriblemente asustado”6

El miedo desatado en la sociedad por los eventos del 11-S consolidaría el poder del Estado norteamericano sobre sus ciudadanos y llevaría a un auge de la violencia en la cultura, en el cine y en los videojuegos.

La muerte en lo cotidiano

El caso de los videojuegos, es particular, en relación a la televisión o el cine, donde el espectador es pasivo. Aquí el jugador asume un papel central y activo, identificándose con el personaje, se ve obligado a tomar decisiones que afectarán el devenir de la historia, siendo una suerte de demiurgo. Al ir desarrollándose la industria, los juegos son cada vez más potentes y más realistas, podremos darnos cuenta de hasta qué punto pueden ser peligrosos en el proceso de identificación de la fantasía con la realidad.

La violencia que reside en los videojuegos no es la causante de la violencia del mundo real, sino un reflejo de esta, ya que no es un espacio aislado aséptico. El problema esencial es la exposición de fuertes dosis de muerte a sangre fría a cargo de menores sin las herramientas críticas como para comprender las miserias de la guerra, exponiéndolos a aceptar como un bálsamo edificante la visión de mundo que presentan dichos juegos.

“Los [videojuegos] que se han impuesto dominantemente son los que practican la violencia…en ellos gana el que más destruye, o mata…con ello se entra en una peligrosa franja de acostumbramiento, en una zona de frecuentación entretenida de la violencia…

El viejo apotegma latino gutta cavat lapidem “la gota horada la piedra”…el goteo incesante de imágenes, estereotipos, lemas, actitudes, elecciones, preferencias, situaciones cavan su piedra…si los nuevos medios de comunicación han ido modificando las formas de la percepción y los procesos de la cognición, han de influir en el imaginario del receptor, en sus representaciones mentales, en sus preferencias, en sus valoraciones”.7

Robert Kozinets, de la Universidad de Cork dice “si estamos interesados en construir una sociedad militar con gente que sepa usar armas y este, en cierto modo insensibilizada ante la perdida de vidas humanas, los videojuegos pueden ser un modo efectivo de conseguirlo”8

Militarismo

A principios del siglo XX, el capitalismo entra en un ciclo de “crisis-guerra-reconstrucción-nueva crisis”, donde ante cada crisis, la guerra se presenta como una solución, a nivel político y económico.9

La mirada etnocéntrica siempre ha demostrado una gran afición por el discurso militarista. La imagen del Otro, de la cultura ajena, resistente a la aprehensión, al conocimiento, se ha desdoblado con demasiada frecuencia en la del enemigo. Según Edward Said, gracias al Orientalismo, el pensamiento occidental, crea una imagen del otro, de lo que occidente no es, Oriente aparece entonces como que Occidente no es (desde el plano ideológico), es bárbaro, es despótico, es el otro.

La lógica excluyente del militarismo, necesita siempre de un enemigo. La política exterior norteamericana se basa en el militarismo, ya que debe conseguir recursos energéticos en grandes cantidades para mantener su modo de vida consumista y también se vale de la guerra, para fortalecer su poder interno, dirigiendo las presiones internas hacia fuera. Sobre esto Said dice “Nadie es hoy puramente una sola cosa. Etiquetas como indio, mujer, musulmán o norteamericano no son más que puntos de partida: en cuanto se convierten en experiencias reales hay que abandonarlos inmediatamente. El imperialismo consolidó la mezcla de culturas e identidades a escala global. Pero su regalo más complejo y paradójico fue que permitió que los pueblos se creyesen única y sobre todo, exclusivamente, blancos, negros, occidentales u orientales”10


Segunda Parte: Videojuegos de ocupación y de resistencia


Queremos presentar la visión de la Guerra en los videojuegos estadounidenses y en los de origen árabe, explorando los tópicos orientalistas que describen a la región y a la guerra que en ellos se lleva a cabo. Es decir analizaremos el Orientalismo de la era digital. Said analiza el Orientalismo de los siglos XIX y XX, que recrea a la sociedad islámica como una entidad exótica y atemporal, cíclica y atrasada. Según Said los artistas e intelectuales presentan en sus obras una visión de Medio Oriente que lo excluye de la modernidad, lo que justifica el rol paternal del discurso colonialista. Cuando analizamos la narrativa visual de los videojuegos, donde estos crean un Medio Oriente, desértico y violento, encontramos una versión orientalista del presente.

Roland Barthes nos habla de que cuando representamos, creamos y negamos “Colorear el mundo siempre es siempre una manera de negarlo. Privado de toda sustancia, arrojado al color, desencarnado por el lujo de las imágenes, el oriente queda preparado para la operación de escamoteo”11

Breve historia de los juegos bélicos estadounidenses

Los diseñadores de videojuegos buscan recrear la realidad, generando una realidad virtual, a la que podemos pensar bajo el concepto de “hiperrealidad” creado por Umberto Eco (entre otros) ya que al querer presentar videojuegos “reales”, lo que se obtiene es una falsedad auténtica, una imitación de la realidad que busca ser más real que esta, cuya pretensión última será negar esa realidad, superarla, remplazarla. Analizaremos a continuación las imágenes y los discursos del mundo virtual, a través de las cuales se representaran las guerras del presente.

Podemos datar los orígenes de estos juegos en 1980, cuando un exitoso juego de Atari que utilizaba gráficos vectoriales, Battlezone, llamó la atención del Ejército estadounidense, que solicitó a la compañía que diseñara un simulador de batalla. Esta sería la primera colaboración entre la industria privada del videojuego y el Ejército estadounidense.

Wolfenstein 3D fue el juego que en 1992, popularizó el generó de disparos en primera persona. Debido al uso de símbolos nazis y la Canción de Horst Wessel (himno del partido nazi) como tema central del juego, la versión para PC fue prohibida en Alemania en 1994, ya que en este país el uso de tales símbolos es considerado como una ofensa federal, a menos que las circunstancias lo justifiquen.

En 1994, frente a la presión del Senado, la industria del videojuego se corporativiza, creando una entidad auto-regulada, denominada Entertainment Software Rating Board (ESRB), que clasifica a los videojuegos según su contenido de violencia física o verbal y otros elementos como el contenido sexual.

El elemento belicista ha acompañado la historia y evolución de los videojuegos, siendo estos parte integral de la realidad que los rodea. Si el extraterrestre ha sido uno de los personajes recurrentes en la historia del videojuego, donde al igual que en el cine, es una metáfora del comunismo, en la actualidad los videojuegos modernos buscan ser realistas o hiper-realistas. En los últimos años (mucho antes del 11 de septiembre, por cierto) el terrorismo ha pasado a ser protagonista de muchos videojuegos, y con él toda una retórica que sin ser absolutamente relevante para el desarrollo de los juegos, toma el papel de envoltorio argumental necesario para construir un conjunto coherente de su puesta en escena.

Counter-Strike es un juego creado en 1999, cuya última versión es del 2008. Este juego presentó la primera representación del terrorismo en los videojuegos, al menos a nivel masivo, recordemos que es el juego de acción en primera persona online más jugado, alrededor del cual surgieron los cybers. Dentro del juego un equipo de terroristas se enfrenta a un equipo de antiterroristas. En Counter-Strike existen ocho personajes jugables, distribuidos en dos bandos: los terroristas (TT) y los antiterroristas (CT). Los cuatro tipos de antiterroristas pertenecen a grupos de intervención y de fuerzas especiales conocidos, mientras los grupos que integran los terroristas son ficticios.

En el campo de los antiterroristas el jugador puede elegir entre los cuatro grupos: el Groupe d’Intervention de la Gendarmerie Nationale (GIGN), de origen francés; la británica Special Air Service (SAS); los estadounidenses SEAL y el GSG 9 alemán Por su parte, el campo de los terroristas está constituido por cuatro grupos ficticios: La Unidad de elite; Los Vengadores Árticos; La Guerrilla De Guerras y La Conexión Phoenix. Es importante destacar el hecho de que el Counter-Strike corporizó para el mundo del videojuego, al espectral enemigo terrorista, cuyo objetivo en el juego era poner una bomba. Este enemigo es un otro total, que aparece cuyo rostro tiene rasgos árabes o aparece encapuchado y con el cual la única opción posible es la militar. Las imágenes orientalistas están presentes, los estereotipados gráficos nos ubican en alguna exótica ciudad de Medio Oriente, con una clara arquitectura árabe-islámica, presente en sus pórticos y cúpulas, tras las paredes que separan a la ciudad del desierto asoman algunas palmeras. La clásica cimitarra de las películas de Hollywood es aquí reemplazada por un AK-47, las paredes son ilustradas por las crípticas letras árabes.

En 1999 el ejército norteamericano llegó al nivel de reclutamiento más bajo en 30 años, ante esto el Teniente Coronel Casey Wardynski, un profesor de economía de la Academia Militar de West Point, propuso la creación de un simulador de combate en Internet, America’s Army.

A partir del 2002, con el lanzamiento de dicho juego, el Ejército comenzó a participar con fuerza en el Salón del videojuego en Los Ángeles (el E3), allí captó a los programadores más talentosos, compró potentes motores de juegos, para luego reclutar y entrenar. Cerca de 10 millones de niños y adolescentes lo juegan en Internet. En 2007 tenía 8 millones de soldados virtuales (que operan como una reserva ideológico-práctica). Fue descargado de Internet unas 42,6 millones de veces, no se juega solamente en EEUU, sino en más de 60 países.

Civiles y militares juegan juntos, en Internet a través de los servidores del Ejército estadounidense, estableciendo lazos sociales y debatiendo sobre el modo de vida militar. Según el ideólogo del juego, Casey wardynski este contacto prematuro entre adolescentes y militares, es estratégico ya que “No seremos una primera opción si esperamos a los 18 años. Si esperamos a los 18 años para hablar con ellos ya seremos un plan secundario.”12 La página web del juego13 tiene un enlace directo al sitio de reclutamiento del ejército estadounidense, desde su inicio este juego ha sido exitoso en acercar a numerosos sectores de la juventud al Ejército.

Clayton Montgomery es un civil, programador de juegos que colabora con el Ejército en su juego dice “muchos otros juegos se preocupan en asimilarse a Hollywood con historias ridículas y aunque aquí nos la pasamos bien no caben muchas emociones. En esos juegos no importa lo que ocurra, no hay castigo sin importar que estupidez hagamos, podremos volver inmediatamente al juego.”14 Cada año los programadores de America’s Army son llevados desde sus oficinas en California a un campamento militar, durante 3 días. Donde probaran las nuevas armas y tácticas, Wardynski dice “los llevamos a la realidad y les dejamos tocar los aparatos militares que tendrán que modelar, para que el realismo aparezca con una fidelidad muy alta, al menos la más alta posible en el mundo virtual”.15

“Adquiere poder, defiende la libertad, ayuda a liberar a los oprimidos” dicen todas las versiones del America’s Army. Es interesante ver los mensajes de los trailers de estos juegos, donde se mezclan imágenes de soldados reales y virtuales, acompañadas de una música ceremonial y castrense o de un heavy metal avasallador, destaquemos algunas de las frases de America’s Army: Operations: “serás un soldado, te harás fuerte en cuerpo y en espíritu, verdadero entrenamiento militar, en unidades y armas viví una experiencia militar real, desde el entrenamiento básico hasta las operaciones de fuerzas especiales, unidades de combate y armamentos auténticos, ningún otro juego sobre el ejército es tan real, porque ningún otro entiende el ejército, como el ejército”16

Mientras que en la presentación de America’s Army Special Forces pude leerse: “las amenazas a la libertad no duermen, no conocen límites. Tampoco los defensores de la libertad…las fuerzas especiales del ejército, son las que defienden lo que es bueno y confrontan a aquéllos que buscan oprimir, únete para ganar la boina verde. Hazte poderoso, defiende la libertad.”17 En otro trailer de la misma versión también encontramos frases propagandísticas “mientras existan fuerzas que amenacen la promesa de libertad, el ejército estadounidense se mantendrá preparado y en la vanguardia encontraras a las fuerzas especiales, los profesionales mas silenciosos, expertos en el combate no convencional. Ayuda a liberar al oprimido, transfórmate en un boina verde estadounidense. Domina a los enemigos de la libertad.”18

En America’s Army se da finalmente una simbiosis entre el ejército estadounidense y los videojuegos, cuyos intereses anteriormente se habían encontrado, pero este juego los llevó a otro nivel, el juego más que nunca antes se transformó en transmisor de la ideología militar, como herramienta de propaganda y reclutamiento.

En el 2004 se estrena el videojuego Full Spectrum Warrior, cuyo objetivo es entrenar a los jugadores en tácticas de combate reales. Este simulador es creado de forma mixta entre una empresa privada, Pandemic y un instituto patrocinado por el ejército, el Instituto de Tecnología creativas (ICT) de la Universidad del sur de California. Este videojuego pone a los jugadores al frente de escuadrones de infantería ligera en medio de un intercambio de fuego en una ciudad de Oriente Medio.

Los videojuegos de la resistencia

Varios juegos actuales se desarrollan en Medio Oriente, entre ellos: War in the Gulf (Empire, 1993), Delta Force (NovaLogic, 1998), Conflict: Desert Storm (SCi Games, 2002), Full Spectrum Warrior (THQ, 2004), Kuma/War (Kuma Reality Games, 2004) y Conflict: Global Terror (SCi Games, 2005) se desarrollan en Medio Oriente o en un escenario que nos recuerda a este.

Generalmente, el jugador controla a un estadounidense o a algún integrante de una coalición de fuerzas ocupantes, mientras las unidades enemigas nativas son controladas por la computadora. Usualmente no está permitido jugar para el otro bando, el nativo, este bando está estigmatizado, con rasgos árabes o musulmanes, los cuales se asocia en estos juegos al terrorismo. Full Spectrum Warrior se desarrolla en el ficcional pero no por ello menos musulmán país de “Tazikhstan”, colmado de terroristas. Mientras los soldados estadounidenses o de la coalición son humanizados e individualizados poseen nombres o apodos, tienen características visuales que los distinguen entre ellos, el enemigo es homogéneo entre sí, es el otro. El juego favorece una empatía con la misión moral, el profesionalismo y el coraje de las fuerzas controladas por el jugador, mientras que el enemigo es presentado como indisciplinado y sus acciones son deslegitimadas, su violencia no responde a una justa resistencia frente a las tropas invasoras, sino a su irracionalidad oriental. Un ejemplo de esto lo encontramos en Full Spectrum Warrior, donde los enemigos indisciplinados gritan todo el tiempo, abandonan su posición en el combate, exponiéndose al fuego enemigo, poseídos por la ira, mientras los estadounidenses, liderados por el jugador permanecen serios y disciplinados.

El movimiento libanés Hezbollah hizo la siguiente declaración sobre los videojuegos

“El problema con los videojuegos es que la mayoría de ellos son producidos en el extranjero, principalmente en estados unidos. Brindan un conocimiento falso y habitúan a los adolescentes a la violencia, al rencor y al odio, en algunos se humilla a muchos países árabes e islámicos, donde se Libran esas batallas, los muertos son soldados árabes, mientras que el héroes que los mata es (comandado por el jugador) un estadounidense”19

Enfrentados a la visión que presentan los juegos que justifican las ocupaciones sionistas e imperiales en Medio Oriente, Hezbollah creo en el 2003 su propio juego, denominado Special Force, en el cual el jugador podría desalojar a las fuerzas sionistas del sur del Líbano. En el juego construye un tipo de héroe árabe-musulmán. La figura controlada por el jugador, un guerrero temerario, que triunfa frente a las numerosas fuerzas sionistas, el otro es el compañero caído. Esencialmente el juego reproduce los conceptos militaristas de los juegos estadounidenses a la inversa, cambia unos estereotipos por otros. Reemplaza la camaradería y la hermandad entre los distintos miembros del ejército ocupante, por la empatía con el guerrillero de la resistencia islámica, destacando el rol de Hezbollah liderando esa resistencia.

Otra auto-representación de los árabes y de sus luchas, será la que presenten los juegos de Radwan Kasmiya. Este programador de nacionalidad siria, licenciado en Ingeniería Electrónica e Ingeniería Informática, en 1995 fundó la compañía “SuperSoft”, que en el 2001 se fusiono con Afkarmedia en el 2001. En una entrevista sostuvo “me gusta trabajar y profundizar en conceptos históricos utilizando herramientas mediáticas como el videojuego; dedico la mayor parte de mis proyectos a conseguir un mejor entendimiento de la civilización islámica y su historia.”20

Es el creador de dos videojuegos que reflejan la experiencia de vida de los palestinos bajo la ocupación sionista: UnderAsh (Bajo las cenizas) y UnderSiege (Sitiados). Ambos son juegos históricos, pensados como superadores del formato documental, según Kasmiya “mucha gente se puede “meter” en los hechos que suceden un buen documental, pero no toda. Pero cualquier jugador que pretenda terminar un videojuego tiene que meterse en el y, a veces, tomárselo como un reto personal. Eso es algo que no les pasa a los espectadores de un documental, a lo que debemos añadir el factor tiempo. Un buen documental es uno corto e inteligente (como piensa mucha gente); pero un buen videojuego será juzgado de acuerdo con la duración y la cantidad de acción de sus niveles”.21

Ambos juegos se centran en la vida de una familia palestina (entre 1999-2002) durante la segunda Intifada. El jugador enfrenta a los soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel, pero si dispara o hiere a civiles, el juego termina. Presentan con crudeza las situaciones que viven los palestinos en escenarios reales, tales como rescatar heridos en medio de un tiroteo, permanecer en una prisión de Jerusalén, o intentar huir de un campo de refugiados en Jenin.

En la primera escena de Under Ash, los palestinos chocan en una manifestación con el ejército israelí alrededor de la mezquita Al-Aqsa en Jerusalén. Al verse rodeados, los palestinos arrojan piedras a los soldados israelíes, quienes responden disparando contra los manifestantes, los palestinos comienzan a caer heridos en gravedad. La primera misión introduce al héroe principal, Ahmad, quien debe escapar con vida, para luego unirse a las filas de la resistencia. El combate es central en este juego pero matar civiles esta prohibido.

En sitiados (Under Siege), la primera escena vuelve a basarse en un hecho real. Durante el Ramadán (mes de ayuno para los musulmanes) en 1994, un sionista radical, Baruch Goldstein irrumpió en la mezquita de Abraham en Hebrón, asesinando a 29 musulmanes, hiriendo a más de 100, antes de ser desarmado y ajusticiado. El jugador vuelve a ser Ahmad, que se encuentra rezando dentro de la mezquita cuando comienza la masacre. Debe sobrevivir al tiroteo y en el momento preciso desarmar a Goldstein

Uno de los objetivos de este programador, es trastocar la visión orientalista que los videojuegos presentan sobre los árabes “somos los perdedores y ellos nos retratan perdiendo. Cada día perdemos en todos los ordenadores del mundo… [Los adolescentes árabes] Juegan y no importa que misión sea. Que sea bombardear tu propia casa o tu pueblo…Hemos podido hacer UnderSiege, un juego que habla con nuestra voz, con nuestra mente y eso es lo que se llama dignidad digital. Juegan y están orgullosos de ello”22 “UnderSiege va a editarse a nivel internacional para que los jugadores puedan notar la diferencia entre un videojuego histórico basado en la vida de personas reales que intentan sobrevivir a la limpieza racial y una propaganda política (America's Army) que trata de infundir entusiasmo en los futuros marines para justificar sus asaltos a países que están muy lejos de su tierra natal”23. El objetivo de sus creaciones, es enfrentar la interpretación simplificada de la historia y la cultura humana que ofrece la industria de los videojuegos estadounidense y dar a conocer la historia real vivida por su pueblo.

Mientras que el juego de Hezbollah, Special Force, sigue el patrón común de los juegos de acción, basados en un concepto del luchador sacrificado, invencible y solitario, donde solo importa la victoria, en los juegos de Afkarmedia el héroe trata al principio de evitar el combate, es un ser humano más, que se asusta y por momentos dubita, pero finalmente decide junto a muchos enfrentar la realidad para transformarla. El héroe es atacado y forzado a defenderse, a luchar por su vida, lo cual legitima su violencia, la racionaliza. Legitimando también la lucha de la resistencia palestina.

Conclusión

Luego del 11-S el concepto de Orientalismo, acuñado por Said, ha tomado un nuevo impulso, asistimos ahora a la construcción de un tipo ideal de terrorista, que en gran parte existe solo en los medios audiovisuales que lo crean. Los videojuegos son unos de estos mundos, donde los terroristas libran sus batallas, el escenario virtual donde se llevan a cabo es, necesariamente, una representación estereotipada del mundo. Solo los personajes principales, los héroes de las historias que jugamos poseen un contexto histórico y personalidad, debemos ver los símbolos distintivos que poseen, al igual que analizar los escenarios donde se desarrollan estas aventuras.

Analizamos como se construye en estos videojuegos la cuestión de la identidad, el “nosotros” (ocupantes liberadores en los videojuegos estadounidenses, miembros de la resistencia en los videojuegos árabes) frente a “los otros” (terroristas islámicos o invasores estadounidenses) donde no hay espacio para los grises, el otro es completamente ajeno a nosotros, debe ser combatido, eliminado, asesinado.

1 Sun Tzu, el arte de la guerra. Buenos Aires, Quadrata, 2003.

2 Eduardo Galeano, patas arriba. La escuela del mundo al revés. Buenos Aires, Catálogos, 1998.

3 Said, Edward, Cultura e imperialismo, Barcelona, Anagrama, 2000 [1993].

4 Edward Said. Cultura e imperialismo. Barcelona, Anagrama, 2000 [1993]. Páginas 476-77.

5 Al respecto del miedo en la historia estadounidense, véase el corto “A brief history of the USA” que integra el documental de Michael Moore “Bowling for Columbine” y está disponible online en http://www.youtube.com/watch?v=Zqh6Ap9ldTs&feature=related

6 Noam Chomsky. Ambiciones imperiales, el mundo después de 11-S. Barcelona, Península, 2006. Páginas 36-37.

7 Pedro Luis Barcia. No seamos ingenuos: Manual para la lectura inteligente de los medios. Buenos Aires, Santillana, 2008. Páginas 384-85.

8 Sangre, sudor y videojuegos. Marc de Guerre & Ian Hannah, 2007.

9 Eric Hobsbawm. La era del Imperio. Buenos Aires, Crítica, 1999.

10 Edward Said. Cultura e imperialismo. Barcelona, Anagrama, 2000 [1993]. Pág. 515

11 Roland Barthes. Mitologías. Siglo XXI. México, 1981.

12 Sangre, sudor y videojuegos. Marc de Guerre & Ian Hannah, 2007.

13 http://www.americasarmy.com/

14 Sangre, sudor y videojuegos. Marc de Guerre & Ian Hannah, 2007.

15 Sangre, sudor y videojuegos. Marc de Guerre & Ian Hannah, 2007.

16 http://www.youtube.com/watch?v=6_BmEZ2Qt2E

17 http://www.youtube.com/watch?v=spWOy9ZzRWU

18 http://www.youtube.com/watch?v=x7OtFQOsy1s

19 http://www.specialforce.net/english/indexeng.htm

20 Julian Oliver. UnderAsh y UnderSeige: el otro lado. En http://www.elastico.net/archives/001254.html

21 UnderAsh y UnderSeige: el otro lado.

22 Sangre, sudor y videojuegos. Marc de Guerre & Ian Hannah, 2007.

23 Laura Baigorri. En la brecha. Videojuegos sobre fronteras e inmigración, 2007

http://www.cartodigital.org/interactiva/interactiva07/ensayos/laura_baigorri.pdf

Bibliografía

*

Pedro Luis Barcia. No seamos ingenuos: Manual para la lectura inteligente de los medios. Buenos Aires, Santillana, 2008
*

Chomsky, Ambiciones imperiales, El mundo después de 11-S, Barcelona, Península, 2006.
*

Eric Hobsbawm. La era del Imperio. Buenos Aires, Crítica, 1999.
*

Said, Edward, Cultura e imperialismo, Barcelona, Anagrama, 2000 [1993].
*

__________, Orientalismo, Barcelona, Mondadori, 2003 [1978].

Artículos

*

Julian Oliver. UnderAsh y UnderSeige: el otro lado. En http://www.elastico.net/archives/001254.html
*

Laura Baigorri. En la brecha. Videojuegos sobre fronteras e inmigración, 2007.

http://www.cartodigital.org/interactiva/interactiva07/ensayos/laura_baigorri.pdf

Material Audiovisual

*

Sangre, sudor y videojuegos. Marc de Guerre & Ian Hannah, 2007.
*

La Era del Videogame . Emily Lau, Discovery Channel, 2007.

Pedro Granoni: Pedro31_5@hotmail.com


Leer Más......

jueves, 16 de septiembre de 2010

Un clamor de justicia desde las alturas


Nyliam Vázquez García Somos Jóvenes

La Unión de Jóvenes Comunistas, las organizaciones estudiantiles y los movimientos juveniles —la FEU, la FEEM, los Pioneros, las Brigadas Técnicas Juveniles, la Asociación Hermanos Saíz, el Movimiento Juvenil Martiano y la Brigada José Martí de Instructores de Arte— realizan desde el 12 de septiembre un amplio programa de actividades para exigir desde todos los puntos de la geografía cubana la liberación de los Cinco Héroes.

Según dio a conocer Mileydis Ramírez Tamayo, funcionaria de la esfera ideológica del Comité Nacional de la UJC, el día en que se cumplen 12 años de injusto encarcelamiento para Gerardo Hernández, René González, Antonio Guerrero, Fernando González y Ramón Labañino, jóvenes de todas las provincias escalaron las elevaciones más altas del país y desde allí exigieron libertad inmediata para los antiterroristas cubanos injustamente encarcelados en Estados Unidos.

Se trata, según comentó la también Presidenta del Movimiento Juvenil Martiano, de dar seguimiento al trascendental gesto iniciado por cuatro jóvenes argentinos, quienes en enero de 2010 llegaron a la cima del pico Aconcagua, desde donde reclamaron al Presidente estadounidense poner en libertad a esos cinco hombres, cuyo único delito fue luchar contra el terrorismo. Después otros jóvenes solidarios con esta causa han seguido sus pasos en puntos tan distantes como Perú, el Líbano, Ecuador o el País Vasco.

La escalada simultánea comenzó a las siete de la mañana del 12 de septiembre, y en aquellas provincias que no tienen elevaciones altas, como en el caso de Ciudad de La Habana, se hicieron caminatas con el mismo propósito.

La jornada fue ocasión para entregar a cinco jóvenes cubanos el premio Patria, máxima distinción que otorga el Movimiento Juvenil Martiano. Asimismo, cinco emblemáticas alturas —Caballete de Casa, en Sancti Spíritus; el Pan de Guajaibón, en Pinar del Río; el Pico Blanco, en Villa Clara; la Gran Piedra y el Pico Turquino en Santiago— fueron los ejes centrales de los ascensos realizdos el domingo 12.

Las actividades planeadas por la UJC se extenderán hasta diciembre, como parte también del Año Internacional de la Juventud y en saludo al XVII Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, que tendrá lugar ese mes en Sudáfrica. Este último será un escenario esencial para dar a conocer el caso de Gerardo, René, Antonio, Fernando y Ramón.

Cantatas, mítines, conversatorios, exposiciones, talleres, entre otras iniciativas, ocuparán estos meses, cuando la más joven generación cubana tomará por asalto todos los espacios posibles para elevar un grito de amor y justicia por los Cinco.

“A los jóvenes nos asiste ahora el deber de lograr que todos los hombres y mujeres progresistas sepan quiénes son los Cinco y por qué se les juzgó, y eso hay que hacerlo dentro y fuera del país”, subrayó Mileydis.

Cada nueva acción es parte de esa responsabilidad que asumen los jóvenes para con quienes han permanecido buena parte de sus vidas tras las rejas por cada uno de nosotros, y para que ellos regresen a casa. Hasta entonces no se descansará, y no solo desde Cuba, sino desde los más disímiles puntos del planeta se continuará con el justo reclamo de libertad.

Leer Más......

Chile: Comunicado Dirigentes Estudiantiles que se suman a la huelga de Hambre


JJ.CC.

Con el apoyo de la Confederación de Estudiantes de Chile, un grupo de estudiantes de distintas universidades, hemos decidido iniciar un ayuno solidario en apoyo a los Comuneros Mapuche en huelga de hambre, en el contexto de la convocatoria de los familiares de los presos políticos, con el fin de solidarizar con una causa que nos parece justa y necesaria.

Tomamos la decisión de manera personal, con el fin de ser consecuentes con nuestros principios humanistas y para defender la vida. Hacemos propia la reivindicación y la lucha del pueblo Mapuche, traspasando los límites de la identidad indígena para asumir este conflicto como un conflicto nacional.

Los estudiantes no deben responder sólo a temas gremiales como la educación únicamente, sino que deben ser capaces de ser barómetro de lo que sucede en la sociedad, y es hoy, cuando quienes han sido históricamente vulnerados, piden apoyo de la ciudadanía, que nos sentidos convocados a actuar. Los dirigentes de la CONFECH son un representante directo de los jóvenes, y como jóvenes no están ajenos a la realidad nacional y deben asumir temas de país.

La huelga de hambre es un recurso totalmente lícito en democracia. El gobierno ha querido establecer que la legitimidad es igual a la legalidad, lo que es del todo falso, máxime con la raíz antidemocrática de nuestra constitución.

Permaneceremos en la Sede de la FECh, junto a todos los demás ciudadanos que se sientan convocados a esta lucha.

Inician el ayuno hoy 14 de septiembre a las 00:00 horas:

Paul Floor Pilquil, Presidente FEDUSM

Julio Sarmiento Machado, Presidente FECh

Camilo Ballesteros Briones, Presidente FEUSACH

Eduardo Salazar, Presidente FEUTEM

Erick Coñoman, Vice-Presidente FEUTEM

Felipe Salgado, Vice- Presidente FEUSACH

Ignacio Fuenzalida, Presidente Ciencias U de Chile

Pablo González, Presidente Bachillerato USACH

Leer Más......

lunes, 13 de septiembre de 2010

Enseñanzas históricas a 37 años del derrocamiento de Allende

Por Luis R Delgado J


Acabamos de cumplir otro año más del derrocamiento sangriento del gobierno de la Unidad Popular chilena, de Salvador Allende, de una vía inédita de construcción del Socialismo. Este hecho que genera tristeza e indignación recordarlo, nos deja valiosas enseñanzas para los revolucionarios y revolucionarias del mundo:


• Nos muestra lo complejo que es un cambio histórico de carácter revolucionario;
• Nos enseña que una cosa es conquistar el Gobierno y otra es conquistar el Poder;
• Nos demuestra que el Gobierno es sólo una parte de el Estado;
• Nos enseña tal como nos enseñaron otras experiencias revolucionarias pasadas, que el Ejercito es una de las primeras instituciones que deben desmantelarse y ser sustituidas por una revolución.
• Nos indica lo cruel que puede ser la encarnizada Lucha de Clases;
• Nos permite valorar la profundidad de los cambios revolucionarios (nacionalización del cobre, de la banca, de 90 grupos industriales, combate al latifundio, etc.) dados en Chile en apenas tres años.
• Nos muestra las dificultades intrínsecas de una revolución pacífica y desarmada;
• Nos demuestra lo peligroso que es el sectarismo y la dispersión de las fuerzas revolucionarias y progresistas;
• También nos demuestra la grandeza moral de la Revolución Socialista, su superioridad ética frente a las fuerzas oscuras de la reacción, que sólo buscan reproducir y ampliar las condiciones de explotación, opresión y subordinación inherentes al Capitalismo imperialista;
• Nos muestra de forma asquerosa, la política intervencionista que ha impulsado los Estados Unidos en nuestro continente en los últimos dos siglos para garantizar su dominación en lo que ellos consideran su patio trasero;
• Nos enseña el papel que en este sentido ha jugado la CIA y otros organismos de inteligencia en la desestabilización de la región;
• Nos indica los verdaderos intereses de la Corporaciones Transnacionales;
• Nos muestra el nacimiento del Neoliberalismo en América Latina;
• Nos demuestra el papel hipócrita de muchos organismos internacionales supuestamente garantes de la paz , la democracia y los derechos humanos;
• Nos permite estudiar el rol jugado por los medios de comunicación privados, la SIP al servicio del imperialismo norteamericano en la región;
• Nos enseña el triste papel que muchas veces puede jugar una Clase Media alienada y manipulada, entre otras cosas.

Por otro lado, además de estas enseñanzas, a la luz de los procesos que hoy viven diversos países en nuestra región se generan una serie de interrogantes que preocupan sensiblemente:

• ¿Qué naturaleza de clase tienen los ejércitos de países como Uruguay, Paraguay, Bolivia, Ecuador, Argentina o Brasil?
• ¿Hasta que punto estos Ejércitos Nacionales están comprometidos con los cambios históricos en curso en diversos países de la región?
• ¿Qué tan radicales son los objetivos históricos de los diversos gobiernos de la región que se tildan de progresistas y revolucionarios?
• ¿Es posible una revolución de carácter antiimperialista y anticapitalista por la vía pacífica?

Estos son algunos elementos que pueden considerarse a 37 años del fatídico 11 de abril de 1973.

¡Viva Allende!
¡Vivan los Trabajadores!
¡Viva Chile!


Leer Más......

¡Honor y Gloria al camarada William Lara!


J-PSUV

Desde la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela queremos expresar al pueblo venezolano, y en especial al pueblo guariqueño, nuestro pesar por el sensible fallecimiento de nuestro camarada William Lara, Gobernador del estado Guárico y Miembro de la Dirección Nacional del PSUV.

William vivirá eternamente en la Juventud Socialista, asumimos el compromiso de hacer realidad sus sueños de una patria nueva. En este momento de dolor, nos reconfortamos en el ejemplo de este digno revolucionario que demostró durante las oscuras horas de abril de 2002 que un Revolucionario es ante todo, principios y lealtad. William Lara fue un incansable luchador, que se consagró a la Revolución Bolivariana desde sus inicios.

Recordaremos siempre con gran afecto y respeto al camarada William Lara, quien se caracterizó por estar siempre pendiente acompañando la formación integral de los cuadros de la Juventud Socialista, y siempre estuvo a nuestro lado, desde el mismo momento de nuestra fundación.

¡Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos!

¡William Vive la lucha sigue!

Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV)


Leer Más......

viernes, 10 de septiembre de 2010

Nuestra juventud cumple años...



Leer Más......

Estados Unidos: Estudiantes y activistas protestan presencia de Uribe en Universidad de Georgetown


AVN.- Activistas de Estados Unidos (EEUU) se reunirán este miércoles en Washington para iniciar una campaña denominada Adiós, Uribe, en alusión al ex presidente de Colombia, quien próximamente dictará clases en la Universidad de Georgetown.

Los organizadores llevarán a cabo actividades para informar a la comunidad las acusaciones por violaciones a los derechos humanos que tiene el ex mandatario.

Los activistas se congregarán frente al edificio ICC, junto al Red Square, donde participará Mark Lance, docente de la Universidad de Georgetown.

Desde que se anunció la presencia de Álvaro Uribe en el centro de estudios, cientos de estudiantes han manifestado, vía Internet, su malestar.

Se espera que esta semana el ex presidente colombiano comience a dictar clases, pero las autoridades hasta ahora mantuvieron el hermetismo sobre esta posibilidad.

Al anunciar la presencia de Uribe, el único que declaró que es un “gran honor” la participación del ex mandatario fue el director de la institución, Johm De Gioia.

Desde hace varias semanas, organizaciones no gubernamentales de Estados Unidos realizan reuniones para discutir futuras protestas contra el ex gobernante.

Entre las agrupaciones que rechazan la presencia de Uribe destacan la Fundación Testigos para la Paz y Dorothy Day Worker Foundation.

A Uribe también le cuestionaron su política a favor de la instalación de tropas norteamericanas en bases militares del territorio colombiano.

El ex mandatario fue denunciado ante el Congreso colombiano por la Corporación Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo (Ccajar), que lo acusa de traidor a la patria por haber puesto en riesgo la seguridad y la soberanía nacional, al firmar el año pasado el convenio militar con el Gobierno estadounidense.

Por su parte, la central de trabajadores estadounidense AFL-CIO se opuso a la firma de un Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Colombia, debido a la falta de protección del Estado colombiano hacia los movimientos sindicales.

La Universidad Georgetown fue fundada en 1789 y es el más antiguo centro de estudios católico y jesuita en la nación del norte.

Leer Más......

  ©Template by Dicas Blogger.